Imprimir

Consejos compartidos por consensos definidos

Juan Antonio Sánchez | 14 de enero de 2019

Fotografía del Consejo de Ministros celebrado en Sevilla.
Fotografía del Consejo de Ministros celebrado en Sevilla.

El sonido de la campana que anuncia la salida de nuevas etapas políticas, con el primer Consejo de Ministros del año a la vuelta de la esquina, promete. Sí, promete ser tan vulgar como terminó el ejercicio pasado, envuelta en una dinámica envolvente del independentismo catalán, en un protagonismo al que damos demasiada fanfarria en Andalucía con la aparición de Vox, en el poco atractivo discurso del Partido Socialista de Cataluña, con el Sr. Iceta atado de pies y manos para no enturbiar un más que improbable diálogo con un Presidente de la Generalitat que se gasta el dinero en atribuciones próximas a la prevaricación, presuntamente incluidas en unos gastos oscuros a los que tiene acceso como su cargo indica, pero que por el contrario, ni abre el Parlamento ni el despacho dónde se debe proceder a la gobernanza de una autonomía que se está cayendo a jirones por la desidia de un utópico proceder de los que se quedaron, están libres, en la cárcel o los que optaron por largarse a otros lares para parecer lo que no son y volver la espalda a sus representados.

Comenzamos como nos fuimos antes de comernos las uvas de la región castellonense en su gran mayoría, reiterando la osadía de los que se creen con el poder de mandar mensajes a los que después de hacer el daño pretendido, querer con un simple gesto de arrepentimiento dejar las cosas como estaban. Vuelven los discursos sobre la violencia, usada como espaldarazo a ganarse los votos de las mujeres, algo a lo que desde luego en Almería no parece preocuparles demasiado a una gran mayoría de mujeres; vuelve con el ataque constante de Ciudadanos que no sabe cómo ponerse en la foto para salir airoso de una campaña irrisoria y como no, vuelve con el Sr. Casado, válido del Sr. Aznar en la punta del iceberg del acoso al Sr. Sánchez, creyéndose a pies juntillas que con la implantación del 155 en las narices de Kim Torras, está todo hecho.

Pues bien, puede que esté equivocado pero la única opción que les queda a toda esta maraña de especuladores políticos, unos por populistas, otros nacionalistas, otros embaucadores y algunos medio fascistas, está en unirse de una vez por todas en pro de la ciudadanía, a favor de una sociedad que está cansada de tanto mojigata en política, de tanto charlatán viviendo del dinero de los ciudadanos sin mover un solo dedo, tan solo dedicando algo de su tiempo a lanzar con lengua viperina venenosas palabras a ambos lados de sus cómodos asientos.

Va siendo hora de unir las fuerzas en favor de una salida digna de una crisis indigna, para intentar rescatar a algunos ciudadanos y ciudadanas exiliados por las penurias económicas que sufren; va siendo hora de buscar alternativas al desempleo, al ahorro de la hucha de las pensiones mediante impuestos recurrentes que no afecten a las clases menos favorecidas de una economía que sigue sumando a la Patronal y endeudando al trabajador. Aprendamos a sacar provecho de la experiencia adquirida desde hace ya más de doce años, cuando perdimos a la ligera el Bienestar Social, la Calidad de Vida, y los pocos ahorros que nos quedaban los gastamos en sacar del barro a los bancos.

Somos ya mayores de edad política para asumir que no esta negada la ideología con el aporte de ideas sobre una mesa de negociaciones cuando el deseo del diálogo favorable a la sociedad es bueno, la participación proclive al compromiso real y el uso de las herramientas que están al acceso de los representantes públicos de los españoles y españolas, esperando a ser usadas convenientemente en hacer factible lograr acuerdo; no manipuladas por corruptelas baratas, ni malversadas por usuras personales, ni expoliadas del país como ha ocurrido durante años sin que la Hacienda Pública hiciera nada por taponar el butrón construido con alevosía y por el que se escapaba a raudales el dinero de los contribuyentes.

El liderazgo podrá venir más tarde, cuándo el riesgo de los ciudadanos haya sido atendido y nuestras necesidades saneadas, solo entonces, en el preciso instante en el que el riesgo de la exclusión social sea historia, en el que el colectivo de discapacidad adquiera sus derechos laborales, los jóvenes cobren sus prácticas en las empresas que hasta ahora abusaban de un trato de favor por el Gobierno, hasta que las cosas vuelvan a ponerse más o menos al ritmo de un crecimiento progresivo, solo entonces, será el momento de sacar las ideologías a flote, pues ya es demostrada la atracción de algunos y algunas simpatizantes de causas muy diferentes entre si, los partidismos a relucir y los gestos personales a los flashes de la fama.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.elconfidencialdigital.com/articulo/la_voz_del_lector/consejos-compartidos-consensos-definidos/20190110120207120265.html


© 2019 Confidencial Digital

Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Confidencial Digital. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid. Teléfono:  +34 91 445 96 97