Imprimir

Los estudios clásicos

Gerardo Seisdedos | 07 de junio de 2016

Los estudios clásicos suponen una lección de libertad, de sentido y de culto de la palabra. Estudiar lenguas muertas, como se denominan ahora a los clásicos, no sirven para nada, de inmediato, pero ayudan a entender el orden del mundo y del pensamiento, premisa de la capacidad de juicio y por consiguiente de la libertad y de la moral. Además imposibilita la fabricación de ídolos.

Los estudios clásicos desempeñan esa función extraordinaria en la formación de la mente y la persona, y también pueden desempeñar un papel importante en otros ámbitos u orientaciones respecto a otros programas de estudio. Abrir la escuela, del tipo y el nivel que sea, al saber clásico, es abrirlo a la inteligencia del mundo y de la naturaleza.

Una de las tareas más urgentes de todos los sectores de la escuela es la de restituir la capacidad de expresarse y articular lingüística y conceptualmente un razonamiento; capacidad que ha disminuido llamativamente en todos los grupos sociales durante los últimos lustros, especialmente en muchas pseudoélites; personas que pertenecen al establishment cultural y que dan a menudo muestras, de pasmosa ignorancia, acerca de las bases y los puntos de referencia de nuestra civilización y nuestra vida; lo cual tendría que ser obvio saber.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.elconfidencialdigital.com/articulo/la_voz_del_lector/estudios-clasicos/20160606202331081603.html


© 2019 Confidencial Digital

Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Confidencial Digital. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid. Teléfono:  +34 91 445 96 97