Imprimir

El ex jefe de submarinos de la Armada lamenta que la fabricación de los S-80 se encargara a Navantia

Confidencial Digital | 12 de febrero de 2020

Cierre del casco del submarino S-81 en el astillero de Navantia en Cartagena.
Cierre del casco del submarino S-81 en el astillero de Navantia en Cartagena.

El programa de submarinos S-80 consiguió en diciembre un hito que invita al optimismo, como fue el cierre del casco resistente del S-81 ‘Isaac Peral’, la primera unidad de esta clase de sumergibles, tras la finalización de la unión de la última sección del buque.

Se espera que ese primer submarino sea puesto a flote en octubre de 2020, y que en 2021 y 2022 entren en servicio de la Armada española más submarinos: el S-82, S-83 y S-84.

Los cuatro submarinos de la clase S-80 sustituirán a los tres que quedan operativos de la clase S-70: el ‘Galerna’ (S-71), el ‘Mistral’ (S-73) y el ‘Tramontana’ (S-74). Sobre la situación de la Flotilla de Submarinos publica un artículo el último número de la Revista General de Marina, que edita la Armada.

El valor principal del artículo es que el autor es el capitán de Fragata Alfonso Carrasco Santos, que explica que acumula “más de diez años destinado en unidades de la Flotilla y en la Sección de Submarinos de la División Logística del Estado Mayor de la Armada”.

En este último destino, Carrasco fue uno de los principales responsables directos del control de la Armada sobre el proyecto de los S-80 que desarrolla Navantia.

“Decisión tomada...”

El artículo se centra en valorar las capacidades militares y estratégicas que supondrán para España los nuevos submarinos de la clase S-80. Pero también incluye una serie de valoraciones retrospectivas sobre el proyecto de construcción, que ha sufrido problemas graves como por ejemplo de flotabilidad.

“Partiendo de la base de que «decisión tomada, decisión acertada», España apostó en el año 2004 por Navantia para la construcción de sus nuevos submarinos que reemplazarían a sus ya veteranos S-70. No era el objeto del artículo analizar esta decisión, sino resaltar que debemos disponer de las mejores unidades modernas acordes con el entorno estratégico y con las futuras misiones”, señala en las conclusiones este capitán de Fragata con experiencia en la Sección de Submarinos de la División Logística del Estado Mayor de la Armada.

Hace esa apreciación después de haber deslizado críticas importantes a esa “decisión tomada” de encargar a Navantia los nuevos submarinos.

“Optimista”, “audaz”, “arriesgada”...

Comienza apuntando que “en el año 2004 se firmó la orden de ejecución de los S-80 y, tras realizarse unas expectativas de entrega bastante «optimistas», se decidió dar de baja al ‘Siroco’ (S-72) en 2012, lo que dejó a la Flotilla con tres submarinos. Esta situación es la misma en la que nos encontramos hoy en día, esperando la puesta a flote del primero de la Serie 80”.

A partir de ahí, Carrasco analiza la elección de Navantia como empresa encargada del programa:

-- “La Armada en su momento eligió a Navantia como socio preferente para la construcción de sus nuevos submarinos con la idea de relevar a la Serie 70”, algo que según él fue una “decisión muy valiente y a la vez audaz”.

¿Por qué valiente y audaz? Por “apostar por este astillero español que no había construido submarinos en solitario en la era moderna, ya que siempre lo había hecho con la ayuda de los franceses como socios tecnológicos. Valga como ejemplo la construcción de las clases 60 y 70 y el éxito de los Scorpène para Chile y Malasia”.

Y es que la Sociedad Española de Construcciones Navales “había desarrollado los submarinos Clase D, a cargo del ingeniero naval Áureo Fernández Ávila, sin apoyo exterior”, pero tras ello “hasta ahora Navantia siempre había tenido como socio tecnológico a los franceses”.

Para el capitán de Fragata Alfonso Carrasco Santos, “esta decisión en mi opinión fue arriesgada”. El riesgo provino, a su juicio, de haber apostado “por un astillero con experiencia más que probada en la construcción de buques de superficie, pero con poca en la complicada tarea de fabricar artilugios tan complicados y sin el apoyo de un socio tecnológico”.

Es decir, que Navantia no tenía experiencia contrastada en la construcción (en solitario) de submarinos. Carrasco añade su creencia de que “tanto la Armada como Navantia se dejaron llevar por el optimismo del éxito del programa ‘Scorpène’, y el astillero no fue lo suficientemente crítico con sus verdaderas posibilidades como constructor en solitario —al desligarse de los franceses— y único «arquitecto» del proyecto”.

El arma de disuasión por excelencia

Tras estos lamentos y dudas sobre cómo se inició el proyecto, dudas que podrían haber condicionado el desarrollo accidentado del mismo, el capitán de fragata también trata de dejar notas positivas en su artículo: “Lo cierto es que cuando veamos a flote el primer S-80 Plus, conseguiremos pertenecer al distinguido club de los países capaces de construir submarinos, lo cual no pueden decir muchos y será un auténtico orgullo”.

Insiste una y otra vez en la importancia clave que los S-80 tienen para España:

-- “El futuro para la Flotilla de Submarinos y Navantia está claro que pasa por el éxito de los S-80 Plus”.

-- “Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que el submarino puede considerarse el arma de disuasión por excelencia, y España debe mantener esta capacidad. No cabe duda de que son necesarios”.

-- “Hoy más que nunca España y nuestras Fuerzas Armadas, en concreto la Armada, necesitan submarinos modernos, con la tecnología adecuada, dotados de las mejores armas y sensores, capaces de afrontar las misiones y cometidos que el Gobierno les demande. Esperamos verlo pronto con los S-80 Plus”.

-- “Son imprescindibles dos cosas: por un lado, la FLOSUB precisa los S-80 para efectuar un relevo ordenado de la Serie 70, y por otro, Navantia necesita más que nunca poner un S-80 a flote para fortalecerse como astillero y poder entrar en el exclusivo club de los constructores de submarinos. De esta manera, gracias a su esfuerzo y perseverancia, será un referente a nivel mundial”.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.elconfidencialdigital.com/articulo/defensa/ex-jefe-submarinos-armada-lamenta-fabricacion-s-80-encargara-navantia/20200211180828138579.html


© 2020 Confidencial Digital

Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Confidencial Digital. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid. Teléfono:  +34 91 445 96 97