Imprimir

Una treintena de drones de la DGT protegerán a los ciclistas en las carreteras

Confidencial Digital | 20 de julio de 2019

Dron de la DGT.
Dron de la DGT.

La Dirección General de Tráfico (DGT) va a aumentar su flota de vehículos aéreos para vigilar el estado de las carreteras. Pero ahora la apuesta no son los famosos helicópteros Pegasus, que desde hace unos años ‘amenazan’ desde el aire a los conductores que cometen infracciones.

Confidencial Digital ha podido saber que el Plan Estratégico relativo al uso de los medios aéreos de la DGT contempla una “introducción progresiva de medios aéreos de vigilancia alternativos al helicóptero, que supongan un menor coste inicial y de mantenimiento”.

La principal alternativa al helicóptero que plantea la DGT es el dron o RPAS, las aeronaves pilotadas por control remoto. Con estos aparato pretende ampliar la actual cobertura aérea, con el objetivo final de “mejorar la gestión del tráfico y, principalmente, de la seguridad vial”.

Desde la Dirección General destacan que “operaciones especializadas similares a la vigilancia de tránsito viario llevadas a cabo tradicionalmente con helicópteros, como es el caso de supervisión de líneas eléctricas, de oleoductos o labores de filmación y fotografía, han pasado a ser ejecutadas con estos sistemas RPAS”.

Un ejemplo de ello sería el caso de la Agencia Tributaria, que está aumentando su flota de drones para realizar vigilancias en zonas donde se mueven narcotraficantes y contrabandistas.

28 drones más

Tráfico ya empezó a utilizar drones en sus tareas de control de las carreteras de España. Ahora va a destinar 341.178 euros para adquirir otros 28 RPAS: ocho irán destinados a “misiones de regulación del tráfico” y veinte a “vigilancia y control del tráfico”, según los documentos del proceso de licitación consultados por ECD.

Hace casi un año que se anunció la incorporación de drones a la flota área de la Dirección General de Tráfico, y en la Semana Santa de 2019 ya se desplegaron tres drones “como apoyo en labores exclusivas de vigilancia, sin sancionar infracciones”, especificó la DGT. Los aparatos comenzaron a volar en las autovías A-1 y A-6 en Madrid, y en la A-6 a la altura de Tordesillas (Valladolid).

Ahora, la DGT confirma que “con las evidencias recabadas durante el proceso de pruebas, establecido con el objetivo de testar la potencialidad de los RPAS, se ha acreditado su eficacia para monitorizar y controlar el tráfico en operativos especiales que concentren un elevado número de movimientos en carreteras (eventos deportivos, operaciones salida/retorno,..), aportando, con un mínimo y rápido despliegue, imágenes de gran calidad al servicio de la toma de decisiones a favor de la fluidez del tráfico”.

Objetivo: proteger a los ciclistas

Los nuevos 28 drones que la DGT va a adquirir se van a destinar a la detección de infracciones, pero también con un enfoque específico: tratar de evitar accidentes concretos.

Por ejemplo, los pliegos de adquisición de los nuevos RPAS indican que una de las funciones de estos sistemas aéreos pilotados desde tierra y dotados de cámaras será “la protección de los colectivos vulnerables de las vías de tránsito”, y en particular, la protección de los ciclistas.

Los accidentes que implican a ciclistas suponen una cifra significativa, dentro del total de fallecidos en las carreteras españolas. En los últimos años los ciclistas muertos han pasado de 33 en 2016 a 44 en 2017 y a 36 en 2018. Esos números se refieren a fallecidos en vías interurbanas, ya que, si se les suman los accidentes mortales de ciclistas en zonas urbanas, pasarían a ser 67 (2016), 78 (2017) y 58 (2018).

En esa misión de proteger a los ciclistas como colectivo vulnerable en las vías de tránsito, los drones vigilarán desde el aire la conducta de los coches y de los propios ciclistas, para ver si respetan las normas como guardar la distancia fijada respecto a los ciclistas, circular por el arcén si lo hay... Todo ello con objetivo de tratar de reducir las cifras de accidentes y fallecidos entre los ciclistas.

También vigilarán el uso del móvil

Además, con “los potentes sistemas de captación de imagen embargados en estos sistemas”, Tráfico podrá llegar a supervisar lo que ocurre en el interior de los vehículos en circulación. ¿Con qué objetivo? Sobre todo, la detección del uso indebido de dispositivos electrónicos.

El director general de Tráfico, Pere Navarro, ha lanzado recientemente una auténtica cruzada contra el uso del teléfono móvil por los conductores. A lo largo de 2018, 104.000 fueron denunciados por usar el móvil al volante.

Ahora, esa conducta se castiga con 200 euros de multa y la pérdida de tres puntos del carnet. Navarro va a tratar de endurecer las sanciones, para que utilizar el móvil conduciendo suponga seis puntos menos.

Tenemos un problema social, que va algo más allá de los accidentes”, ha llegado a declarar Pere Navarro, que destaca que uno de cada tres accidentes mortales se produjo durante el año pasado por distracciones, y una de las principales distracciones al volante actualmente es el uso del teléfono móvil.

Dos tipos distintos de dron

Los dos tipos de drones que se van a comprar -unos para misiones de regulación del tráfico, otros para vigilancia y control del tráfico- tienen características distintas y precios diversos, ya que unos cuestan 1.900 euros la unidad, sin complementos, y los segundos salen a 5.700 euros cada uno.

Ambos contarán con sistemas de grabación y transmisión de imágenes en vídeo, de calidad HD (alta definición), así como equipos de ordenadores portátiles y tabletas en los que los operadores y pilotos que controlan desde tierra los drones recibirán esas imágenes de las carreteras que tomen desde el aire.

Las 28 unidades que se van a comprar se unirán al “número limitado de RPAS” (ya se mencionaron los tres que se desplegaron en Semana Santa) que ahora mismo tiene la DGT, y que por ahora se han destinado principalmente a acciones formativas.

La idea ahora es unirse de forma mucho más decidida a los 15 helicópteros que integran la flota de la Unidad de Medios Aéreos de la Dirección General de Tráfico.

Alternativa a los helicópteros

En la documentación que justifica la licitación pública de 28 drones por 341.178 euros, la Dirección General de Tráfico explica que “las competencias de vigilancia y regulación del tráfico de este organismo se extienden sobre las vías interurbanas y travesías, que suman una red viaria que supera los 160.000 km. Con el actual dimensionado de recursos terrestres y aéreos, el control de esta extensa red es ciertamente complejo”.

De ahí que “la extensión del uso de aeronaves pilotadas por control remoto permite considerarlas ya como una alternativa efectiva frente a las tradicionales plataformas aéreas”, es decir, principalmente los helicópteros.

“Convencido de los beneficios que la introducción de estos sistemas provocaría en la mejora de la seguridad vial, en la intensificación y ampliación de la actual cobertura, y la reducción de costes operacionales”, la DGT ha apostado por introducir los drones en las misiones de vigilancia y regulación aérea del tráfico.

Tráfico cuenta con la habilitación de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) como operador de drones y como organización de formación de pilotos RPAS. Además, se ha acogido al régimen específico que regula las operaciones de policía de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, lo que limita la externalización de este servicio y condiciona que su realización sea llevada a cabo con medios propios de DGT.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.elconfidencialdigital.com/articulo/seguridad/treintena-drones-dgt-protegeran-ciclistas-carreteras/20190719120717128590.html


© 2019 Confidencial Digital

Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Confidencial Digital. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid. Teléfono:  +34 91 445 96 97