Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Defensa envió al Inspector General de Sanidad para traerse médicos de Hispanoamérica para paliar la escasez de facultativos y fracasó

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La escasez de médicos y enfermeros en el Ejército es tan evidente que algunos de ellos se ven obligados a participar en misiones internacionales hasta dos veces en un mismo año. Las cifras oficiales facilitadas por el Gobierno hablan, sin embargo, de un 90 por ciento de plazas cubiertas.

Una de las opciones que barajó el Ministerio de Defensa para hacer frente a la creciente escasez de médicos y enfermeros militares fue recurrir a profesionales que ejercen la medicina en Hispanoamérica. El idioma y las costumbres eran las bazas a su favor.

Con este propósito Defensa envió al Inspector General de Sanidad, el general médico Juan Montero, a Latinoamérica para ‘reclutar’ facultativos con el fin de incorporarlos al ejército español. Todo tras un proceso de adaptación y homologación de títulos que no ha culminado tal y como se había previsto.

Fuentes de la sanidad militar apuntan incluso a El Confidencial Digital que este viaje fue “un rotundo fracaso” porque la homologación de títulos no ha sido tal. En su mayoría vienen como médicos de Medicina General, pero no se les puede convalidar su especialidad, en el caso en el que la estén desempeñando.

El Ministerio de Sanidad, según han informado fuentes parlamentarias a ECD, está pendiente de aprobar un decreto de homologación que facilitaría a los médicos extracomunitarios el título de especialistas en España. En estos momentos, la incorporación de especialistas extranjeros con ‘el título en regla’ es inviable.

El Gobierno en una respuesta parlamentaria a la oposición, en el Senado, facilitó las siguientes cifras: en 2009 había en la sanidad militar 970 plazas para médicos y se cubrieron 933; en el caso de enfermeros, había 850 plazas convocadas y se cubrieron 713.

Fuentes militares aseguran que “esas cifras no son reales” puesto que las misiones de paz en las que participa España y las misiones en barcos y buques de la Armada, por ejemplo, obligan a muchos facultativos a repetir en un mismo año. Cuando lo ‘habitual’ es que los mandos y soldados que forman parte de las unidades propuestas para salir del país en misiones internacionales lo hagan una vez cada dos años, aproximadamente.

La mayor escasez de facultativos está especialidades como la de Anestesiología en la que en algunos momentos sólo ha habido una docena de anestesistas para hacer frente a todas las misiones internacionales. 

La falta de incentivos, la marcha de militares de complemento que no llegan a cumplir su contrato y las excedencias de profesionales que ven en la sanidad pública un mayor reconocimiento son algunas de las causas que han facilitado la escasez de facultativos en el Ejército.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·