Jueves 23/11/2017. Actualizado 10:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Defensa ha instalado una ‘habitación del pánico’ en un atunero del Índico para probarlo como refugio en caso de abordaje y secuestro de piratas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Defensa tiene la posible solución para los ataques de los piratas a los atuneros en aguas del océano Índico. Se trata de un proyecto piloto, que se va a probar en un buque, con el objetivo de evitar secuestros. Consiste en instalar una ‘habitación del pánico’ herméticamente cerrada.

Esta cámara acorazada está instalada en la cubierta y su funcionamiento es el siguiente: en caso de ataque, la seguridad privada del atunero intentará repelerlo. Si no se consigue y los piratas pueden abordar el buque, la tripulación se refugiará en este habitáculo para protegerse.                                    

En su interior, ‘la habitación del pánico’ dispone de un equipo de comunicaciones conectado con la fuerza militar de la ‘operación Atalanta’. Los marineros sólo deberán avisar por radio y esperar a que algún buque acuda en su rescate y capture a los intrusos.

Fuentes consultadas por El Confidencial Digital explican que este proyecto cuenta con el visto bueno de Defensa. En una reunión celebrada a finales de noviembre en las dependencias de Castellana, Carme Chacón y el secretario de Estado, Constantino Méndez, transmitieron a los armadores su intención de que si la prueba piloto ofrecía resultados satisfactorios se procedería a instalar estas ‘habitaciones del pánico’ en todos los buques que faenan en el Índico.

La construcción de cámaras blindadas antipiratas ya la pusieron en práctica otros buques de bandera extranjera. Por ejemplo, hace unos meses, la Armada holandesa rescató a un barco alemán que había sido secuestrado.

Los armadores, por su parte, consideran que se trata de una experiencia “poco operativa”. Aunque fueron algunos de ellos quienes propusieron la idea a Defensa, las fuentes consultadas por ECD explican que abandonar un barco a su suerte durante horas puede ser peligroso para la vida de los marineros que estén encerrados en una cámara acorazada.

Su solución sería la disuasión: las ráfagas de fuego de los vigilantes de seguridad –aseguran- funcionan y pueden dar a los tripulantes una marques de huída en caso de ataque.

La situación a día de hoy en el Índico es “peligrosa”. Actualmente, la flota se encuentra faenando en un lugar en paralelo a la costa somalí, donde más posibilidades hay de ataque. Durante el actual periodo, el intermonzónico, los buques faenan más al norte de Somalia, donde hay más exposición.

26 atuneros faenan actualmente en aguas de Somalia. 18 tienen bandera española y otros ocho, de las Seychelles. 30 tripulantes de media viajan en cada barco. El buque anfibio Galicia y la patrullera Infanta Cristina cubren su seguridad.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·