Miércoles 24/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

España, Francia e Italia considerarán su retirada del Líbano si se produce otro atentado contra los cascos azules, según el Coordinador Especial de Naciones Unidas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se llama Michael Williams, y era hasta hace una semana el Coordinador Especial de Naciones Unidas para el Líbano. Con motivo de su despedida, concedió una entrevista a la prensa libanesa en la que aseguró que un nuevo atentado contra los cascos azules podría forzar la retirada de la misión de varios países europeos. Entre ellos, España.

Tal como informó El Confidencial Digital el día 15, existe honda preocupación en el seno de la misión de la ONU por el clima de peligro en el que están inmersos los cascos azules desplegados en Líbano. Según las fuentes militares consultadas, hay voces que anuncian que la misión podría desmoronarse si se registra un nuevo atentado, como los dos perpetrados en mayo y julio contra militares italianos y franceses.

El día 19, ECD publicó una carta de rectificación enviada por la Oficina de Prensa del general de División Alberto Asarta, máximo responsable de la Fuerza Interina de Naciones Unidas para el Líbano.

En ella se negaba cualquier clima de inseguridad para los cascos azules, recordaba una de sus frases habituales: “Si quieres paz, ven al sur”, y daba su visión particular de cuanto acontece en Líbano.

En contra de lo afirmado en el escrito del general Asarta, las informaciones de ECD tenían total fundamento, y procedían de fuentes bien conocedoras la situación en el país, como lo corroboran también unas declaraciones realizadas a la agencia Efe por el propio jefe de la misión, general Asarta, a finales de julio, en las que aseguraba que “la región está que arde” y que las tropas de la FINUL eran “un objetivo fácil”.

Advertencia de retirada

A su vez, el Coordinador Especial de Naciones Unidas para el Líbano, Michael Williams, que ha dejado hace apenas una semana su puesto, confirmó en una entrevista a la prensa nacional libanesa la advertencia sobre el futuro de la misión lanzada por varios países europeos. Entre los aludidos se encontraban Francia, Italia y España.

“Un futuro ataque contra los pacificadores de la ONU o cualquier humillación de sus fuerzas no será tolerada, con los contribuyentes europeos amenazando con retirar sus tropas de FINUL. A Francia, y otros como España e Italia, no les gusta ver humilladas a sus fuerzas o verlas retenidas contra su voluntad, mientras les roban sus cámaras y sus GPS”.

Violencia contra la ONU

En esas declaraciones, Williams hace referencia a los sucesivos encontronazos entre la población local libanesa y las fuerzas de la ONU, a los que aludía El Confidencial Digital. Como el apedreamiento de un soldado belga, que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y al que robaron material fotográfico.

Otro incidente más grave se registró con las tropas francesas, que vieron como un grupo de libaneses les rodeaba y les desarmaba, sin que pudieran responder.

Estos sucesos no acaban ahí. Según ha podido saber ECD, la pasada semana se produjo un incidente entre una patrulla de la ONU y un grupo de libaneses en la localidad de Aita Shaab. Resultó herido por mordedura un soldado, al que le fue sustraído su aparato de GPS. El portavoz oficial de FINUL anunció que Naciones Unidas había presentado una queja formal ante las autoridades libanesas por esta nueva agresión.

La carta de Sarkozy

Williams no ha sido el único que ha reconocido las dudas de la ONU en cuanto a que el gobierno libanés y sus Fuerzas Armadas sean capaces de asegurar, de aquí en adelante, la integridad de las tropas de la FINUL.

Nicolás Sarkozy también ‘amenazó’ al presidente y primer ministro libanés con retirar sus tropas, en caso de que no se solucionara la situación de inseguridad de sus cascos azules.

Lo hizo a través de una carta enviada a Beirut desde el Eliseo a través de la delegación diplomática francesa en el Líbano. De hecho, la carta estuvo durante varios días colgada en la página oficial de la Embajada francesa en Beirut, pero posteriormente fue borrada.

ECD ha podido conseguir una copia de esta carta –puede leerla íntegra en PDF aquí-, en la que el presidente galo recuerda que “los obstáculos regulares a la libertad de circulación de la FINUL y el ataque contra los soldados franceses de la FINUL, el 26 de julio, son especialmente inaceptables”.

Y advierte que, en caso de que algo similar vuelva a ocurrir, “sólo se podrá plantear la cuestión de si está justificado que Francia mantenga sus tropas cuando estas se enfrentan a riesgos que no son tratados –por el Líbano- como deberían”.

Preguntado en rueda de prensa el portavoz oficial de FINUL, días después de darse a conocer el contenido de esta carta, aseguró que la misión de la ONU desconocía la existencia de la carta.

Semanas más tarde, el primer ministro libanés Najib Mikati contestó a la misiva de Sarkozy con la promesa de reforzar la seguridad de las tropas de la ONU para evitar nuevos incidentes.

Sospechas de Hizbulá

Como apuntó El Confidencial Digital, Hizbulá es uno de los grupos sospechosos de la autoría de los dos ataques contra las tropas italianas y francesas.

En un principio, la investigación sobre la autoría de los atentados apuntó a grupúsculos terroristas presentes en el campo de refugiados palestinos de Ain al-Hilweh, próximo a la ciudad de Sidón, donde tuvieron lugar las explosiones. Se trata del mayor campo de refugiados de todo Líbano, con más de 70.000 habitantes.

Sin embargo, conforme la investigación iba ‘madurando’, se fueron filtrando a la prensa italiana, francesa y libanesa una serie de detalles de los atentados que apuntaban a que quien está detrás del atentado es un grupo con mayor ‘infraestructura’. Como los siguientes:

--La primera de las bombas, la que afectó al vehículo Lince italiano a finales de mayo, fue activada por un dispositivo inalámbrico. La segunda de ellas, dirigida contra un convoy francés, se activó mediante cable. Ambas parecen obra del mismo grupo, porque tenían el mismo tipo de explosivo.

--Tras el primero de los atentados, la UNFIL ordenó que se instalaran y se llevaran operativos en los vehículos los aparatos de inhibición de señales de radio. El convoy francés era invulnerable a una bomba como la que afectó a los italianos, pero el dispositivo iniciador era distinto en este caso.

--Diversos expertos han valorado que este detalle muestra que los autores disponen de una poderosa red de inteligencia -más propia de un "Estado o gran organización"-, ya que conocían las contramedidas puestas en marcha por UNFIL. Coinciden en que los grupos de refugiados palestinos no disponen de una infraestructura similar de inteligencia. Algo que sí tiene Hizbulá en el sur del Líbano.

--Otro hecho paralelo, al que los investigadores aún no han encontrado una conexión directa con los ataques, es que en el mismo lugar de los atentados se encontró una bolsa con 400 balas de ametralladora pesada del tipo BKC. Rastreando el origen de la munición, se determinó que había salido de un cuartel militar libanés cercano.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··