Sábado 25/11/2017. Actualizado 01:23h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Hay cierto enfado con la Casa Blanca

El Gobierno asume que ha perdido el pulso con Trump por el gasto militar

Las gestiones de Moncloa para flexibilizar el calendario del 2 por ciento en inversión para Defensa han fracasado. Habrá “sorpresas” en los presupuestos de 2018

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Poco, o más bien nada, se sabe de lo que hablaron Mariano Rajoy y Donald Trump en su brevísimo encuentro la pasada semana en la cumbre de la OTAN. Sin embargo, algo ha cambiado en la estrategia del Gobierno: ya se asume que Washington no va a suavizar su postura y que se deberá elevar el gasto militar de forma inmediata.


Trump y Rajoy se saludan por primera vez en persona durante un acto de la OTAN en Bruselas. Trump y Rajoy se saludan por primera vez en persona durante un acto de la OTAN en Bruselas.

España asumió en 2014 un compromiso con la OTAN: elevar su gasto militar hasta alcanzar el 2 por ciento. Una exigencia que la Alianza hacía extensible no sólo a España, sino a todos los países aliados que recortaron inversión en defensa durante la crisis financiera.

Sin embargo, y pese a que la Alianza Atlántica calificaba de urgente este incremento, no había presión excesiva para cumplir con la promesa. Todo cambió cuando Donald Trump llegó a la Casa Blanca.

Moncloa lo supo pronto. En la primera conversación de Rajoy con Trump, el presidente español puso sobre la mesa el esfuerzo militar que han hecho y hacen las Fuerzas Armadas en las misiones en el exterior. Así como la disposición total de las bases de Morón y Rota al servicio de las operaciones norteamericanas y de grandes despliegues como el Escudo Antimisiles.

Sin embargo, Moncloa constató que ninguno de esos argumentos sirvió para aplacar las peticiones estadounidenses. Trump le insistió a Rajoy, en esa misma conversación, que debía elevar el presupuesto de Defensa hasta el 2 por ciento acordado, o de otro modo quedar fuera del círculo de decisión de la Alianza. Así figura, según ha sabido ECD de fuentes gubernamentales, en informes realizados en Moncloa tras esa conversación.

Sin embargo, explican esas mismas fuentes, el Gobierno no abandonó dicha estrategia. Se asumió que se debería elevar el gasto de forma sustancial –hasta duplicarlo- en los próximos años. Pero con una fecha concreta en el horizonte: 2025. Un horizonte que resultaba válido para la administración Obama pero a todas luces insuficiente para el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Tal y como indican a ECD voces próximas a Moncloa, Rajoy volvió a recurrir a la táctica de lo cualitativo frente a lo cuantitativo en su breve conversación en Bruselas con Donald Trump. Y de nuevo, la misma respuesta. El 2 por ciento es innegociable y urgente.

Según le explican a ECD, la cerrazón de Trump de cara al diálogo ha resultado incluso “molesta” para la delegación española que acudió a la inauguración del nuevo cuartel general de la OTAN, entre la que estaba también la ministra de Defensa María Dolores de Cospedal y el ministro de Exteriores Alfonso Dastis.

De hecho, aseguran, eso explicaría la rotundidad con la que Rajoy reivindicó durante una cena oficial –y en presencia de Trump- el papel de España en las principales misiones militares internacionales que hay en marcha en la actualidad.

No es la primera vez, al parecer, que en Moncloa sienta mal un movimiento de Trump. Ya tras la primera llamada mencionada más arriba en estas líneas, el presidente estadounidense metió a Rajoy en un pequeño aprieto al publicar una nota oficial informando que se le había trasladado la urgente necesidad de adecuarse al gasto de Defensa. Algo que obviaba la nota oficial de Moncloa, publicada antes que la de Washington.

En Moncloa hay pocas esperanzas de que prospere la estrategia para rebajar las exigencias de Trump –o al menos darles más tiempo-. Ya se asume que en los próximos presupuestos habrá “sorpresas” en las partidas destinadas a Defensa. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·