Sábado 18/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Se votará una proposición no de ley

Lobby antimilitarista en el Congreso para prohibir las armas nucleares y las bombas de racimo

Han conseguido el apoyo de todos los grupos parlamentarios. PP y PSOE han condicionado su voto en el asunto de los artefactos multicabeza

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Que el Gobierno español se involucre en acabar con las armas nucleares y que los militares españoles no participen en misiones en las que se utilicen bombas de racimo. Esos han sido los objetivos de un grupo de una plataforma que se ha reunido con diputados del Congreso.


Una bomba de racimo explotando en el aire. Una bomba de racimo explotando en el aire.

Durante dos días, representantes de la plataforma antimilitarista Centro Delàs de Estudios por la Paz se han reunido con diputados de la Comisión de Defensa de los principales grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados.

El objetivo de esas reuniones es conseguir el apoyo de la Cámara Baja a una declaración conjunta del Congreso contra la proliferación de armas nucleares, mediante una proposición no de ley.

Todos los grupos parlamentarios han dado su visto bueno a dicha proposición no de ley, además de comprometerse a instar al Gobierno español a que impulse y apoye ante las Naciones Unidas un proceso para reducir los arsenales nucleares de aquellos países que aún dispongan de armas atómicas.

En los encuentros han participado representantes del Partido Popular, PSOE, Izquierda Unida, Convergència i Unió, UPyD, ERC y Amaiur.

También contra las bombas de racimo

Además de las armas nucleares, también se han iniciado gestiones para que el Congreso rechace la financiación e inversión en empresas armamentísticas que fabriquen bombas de racimo o bombas ‘cluster’.

Se trata de artefactos que explotan a cierta altura en el aire y liberan bombetas de menor tamaño, que provocan que aumente exponencialmente el rango de acción. España ya prohibió su uso –adhiriéndose a la Convención de Oslo- en 2013, aunque aún continúa siendo posible la participación de militares españoles en conflictos en los que se usen.

Además, han solicitado que el Congreso se informe sobre el proceso de destrucción de bombas de racimo de la empresa Instalaza, que según indican desde la plataforma aún disponen de stocks de estas armas, o si Estados Unidos tiene alguna de ellas almacenadas en bases españolas. En este sentido, ni PP ni PSOE confirmaron su postura.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·