Miércoles 20/06/2018. Actualizado 17:54h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Ultimátum del general Asarta a los mandos del Ejército libanés: “O garantizáis la seguridad de los cascos azules o pido a la ONU que retire sus tropas del país”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Fue un serio ultimátum. Alberto Asarta, general de División español al mando de la misión de la ONU en Líbano, exigió a los mandos del ejército libanés que garantizaran la seguridad de los cascos azules ante los últimos ataques recibidos. En caso contrario, advirtió, presionaría para finalizar la operación.

“La situación actual es insostenible”. Así resumió el general de División Alberto Asarta –máximo responsable de las fuerzas de la ONU en Líbano- el clima de inseguridad en que se encuentran inmersos los 12.200 cascos azules destinados en el país mediterráneo.

Lo hizo ante un nutrido grupo de altos mandos militares y funcionarios de la Defensa de Líbano, en una reunión reciente –en unas dependencias de FINUL situadas al sur del país- con las autoridades militares nacionales. En el encuentro también estaba presente el director de operaciones del Ejército libanés.

Según ha podido saber El Confidencial Digital de fuentes militares, el general Asarta lanzó una seria advertencia a los mandos libaneses: “U os esforzáis por asegurar la seguridad de nuestros cascos azules o yo mismo presionaré ante quien tenga que presionar para que los países europeos con puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU den por finalizada la misión”.

Contestaba así a los violentos atentados que se han producido desde hace varios meses –presuntamente organizados por elementos pertenecientes a la ‘Resistencia’, el brazo armado de Hizbulá- y que han tenido como objetivo a las tropas de la Fuerza Interina de Naciones Unidas.

Bombas contra cascos azules

En mayo se produjo un ataque con explosivos contra un vehículo Lince en el que viajaba una patrulla italiana, que dejó heridos a seis cascos azules. A finales de julio, en el sur del país, una bomba explotó al paso de un convoy francés, hiriendo a seis militares galos, tres de ellos de gravedad.

Estos ataques, considerados “muy graves” por el propio Asarta durante una cumbre en julio en la sede del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York, no son los únicos incidentes que preocupan a la cúpula militar española. También se están produciendo una serie de encontronazos “mucho más habituales”, como confirman fuentes miliares a ECD, entre cascos azules y milicianos libaneses.

En la mayoría de casos, los soldados de la ONU son rodeados por grupos locales e incluso se han dado caso de agresiones y robos de material a punta de fusil sin que los militares puedan hacer nada: tienen órdenes estrictas de evitar cualquier enfrentamiento con la población libanesa.

Fue, por ejemplo, lo que ocurrió a finales del pasado junio cuando una patrulla belga fue rodeada por vehículos mientras un bulldozer le cortaba el paso. Un soldado fue apedreado –tuvo que ser intervenido quirúrgicamente- y les fueron arrebatadas varias cámaras fotográficas.

La preocupación por estos ataques llevó al Ministerio de Defensa español a reclamar informes sobre la situación de las tropas españolas en Líbano. Estas comunicaciones reflejaban un aumento de la violencia contra la misión de la ONU por parte de la milicia radical local.

“Hizbulá controla Líbano”

El “control de la política libanesa” por parte del grupo radical Hizbulá se hace “cada vez más evidente”, según las fuentes militares consultadas por ECD. Ejemplo de ello es la reciente ‘amnistía’ concedida por el gobierno libanés a tres militantes del Partido de Dios imputados en el asesinato, en 2006, del primer ministro libanés Rafiq Hariri, pese a que las pruebas incriminatorias eran numerosas.

El gobierno libanés también consiguió frenar la condena oficial del Consejo de Seguridad de la ONU a los atentados registrados recientemente en el norte de Israel, provocados por milicianos libaneses. En el texto de condena se aludía explícitamente a los ataques como “terroristas”.

Por otra parte, el Consejo de Seguridad de la ONU ha decidido ampliar un año más la misión, hasta el 31 de agosto de 2012. Sin embargo, y si la situación de inseguridad continúa, no hay restricciones legales para que en un momento dado los cascos azules se retiren prematuramente del Líbano.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··