Lunes 16/07/2018. Actualizado 13:24h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Radiografía a la marina española

Los ‘milennials’ de la Armada no saben escuchar ni hablar en público

Un capitán de Navío publica un estudio sobre las generaciones que forman la escala de oficiales, incidiendo en las carencias de los nuevos cadetes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

¿Cómo pueden explotarse las diferencias de comportamiento de los distintos grupos que conforman la escala de oficiales de la Armada? Esa es la premisa del estudio-reflexión publicada por un capitán de Navío, que analiza las características de cada una de las cinco generaciones salidas de la Escuela Naval.


Buque escuela de la Armada, Juan Sebastián Elcano Buque escuela de la Armada, Juan Sebastián Elcano

El capitán de Navío Enrique Cubeiro Cabello publica en el último número de la Revista General de Marina un estudio sobre la ‘Diversidad Generacional de la Armada’. Analiza a los miembros de la escala de oficiales de la Armada distribuyéndolos en un total de cinco grupos generacionales, que abarcan desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta la actualidad.

Cada generación, explica el autor, tiene “unas señas de identidad que se reflejan en su lenguaje, comportamientos y preferencias, y que pueden diferir enormemente (y hasta ser radicalmente opuestas) a las generaciones adyacentes”.

Lo capitanes de Navío en la reserva pertenecen a la generación de ‘veteranos’, los capitanes de Navío y de Fragata en activo a la del ‘baby boom’, los capitanes de Corbeta y tenientes de Navío antiguos a la generaciónX’, los tenientes y alféreces de Navío a la ‘Y’, y por último los alumnos de la Escuela Naval Militar, denominados generación ‘Z’.

Este último colectivo, tal y como señala el estudio, es uno de los más reseñables ya que en él se agrupan los futuros oficiales de la Armada española, y de ellos dependerá la misión de dirigir y educar a las generaciones venideras.

La generación ‘Z’, los ‘milennials’ de la marina

Este grupo, formado por los futuros oficiales y que han nacido a partir de 1994, “es el que ahora puebla las universidades (y la Escuela Naval)”. Ha “nacido en la abundancia y crecido en la crisis”. Así la define el autor:

--Consumista y pesimista.

--Con gran dependencia de dispositivos electrónicos (y extraordinaria adaptación a estos)

--Interaccionan socialmente mediante medios virtuales.

--Sus interacciones sociales reales resultan un desafío para muchos y hablar en público “les resulta un reto casi insuperable”.

--Es la generación de Pokemon y Harry Potter, “única experiencia como lectores de ocio para muchos de ellos”.

--Dan más importancia a la tecnología e inteligencia que a la educación y al esfuerzo.

--Muy individualistas.

--Valor a la familia menor que el resto de generaciones.

--Tienden a ser malos oyentes.

--No confían en la política.

--Serios problemas para consolidar relaciones de pareja.

--Aceptan la diversidad como algo natural, por lo que son más tolerantes.

--Entienden la conciliación como tiempo para ellos mismos.

--Menos inclinados a las medidas drásticas o violentas para la defensa o consecución de sus ideales.

La generación ‘Y’

Esta generación corresponde a los nacidos entre 1984 y 1993, quienes tienen recuerdos vívidos del 11-S pero apenas recuerdan la caída del Muro de Berlín y la desintegración del Pacto de Varsovia. Hoy son los oficiales subalternos en unidades operativas.

--Desde pequeños han estado rodeados por la inseguridad.

--Compensaron la falta de dedicación hacia ellos por sus progenitores –por motivos laborales- con videoconsolas y tablets.

--Su cuidado en la infancia recayó sobre sus abuelos, lo que ha “contribuido al producto resultante con su talante consentidor”.

--Permanecen conectados a sus dispositivos las 24 horas del día y sienten verdadero pánico a quedarse sin batería.

--Buscan conocimiento en internet más que en profesores o padres.

--Son impacientes, lo quieren todo ya.

--Vivir plenamente el presente es su consigna.

--Son derrochadores y administran mal su dinero.

--Tienen escaso sentido de la responsabilidad y el compromiso.

--Le dan gran importancia a lo emocional.

--Para que rindan bien en el trabajo es necesario que las tareas que se les asignen les diviertan y motiven.

Buscar sinergias intergeneracionales

Las peculiaridades de estas dos generaciones jóvenes, que ahora conviven en la Armada con miembros de las otras tres que les preceden, pueden explotarse buscando sinergias tal y como explica el autor.

“Cada generación responde de forma distinta a los estímulos, y para motivar a un joven oficial pueden no valer las mismas cosas que funcionaban en el pasado” explica el capitán de Navío Cubeiro.

Estas diferencias entre generaciones pueden provocar encontronazos en aspectos de la vida diaria de los militares. Por ejemplo, “los actuales capitanes de fragata han sido educados en echar al trabajo las horas que hagan falta y esperan lo mismo de sus subordinados. Pero los que tengan a sus órdenes a alféreces de Navío han de ser conscientes que retenerlos a bordo sin una razón de peso supondrá para ellos un motivo de descontento, cuyas proporciones escapan a la capacidad de comprensión de un ‘baby boomer’”.

“Del mismo modo, los jóvenes oficiales (…) han de tratar de conocer la esencia que caracteriza a sus mandos para analizar con mayor objetividad sus actitudes e inclinaciones. Ello les ayudará a comprender mejor, por ejemplo, que pocas cosas pueden revolver tanto las entrañas de un comandante ‘baby boomer’ que ver a sus oficiales salir zumbando por el portalón al toque de retirada”.

Puede leer el artículo completo en el siguiente enlace (a partid de la pagina 681).


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··