Sábado 18/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Iba a ascender a capitán el próximo verano

Las últimas palabras del teniente Serrano por radio: “¡El avión se cae! ¡el avión se cae!”

Otros pilotos que fueron testigos del accidente desvelan las comunicaciones con la torre de control instantes antes del accidente del F-18

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Quedan meses, incluso puede que años, para que se conozcan todos los detalles del accidente del F-18 que costó la vida al teniente Serrano en Torrejón de Ardoz. Sin embargo ya comienzan a conocerse algunos datos. Testigos del suceso relatan la desesperada llamada de socorro del piloto instantes antes del impacto.


Imagen de archivo del F-18 accidentado ayer. Imagen de archivo del F-18 accidentado ayer.

Técnicos de la comisión para la investigación técnica de accidentes de aeronaves militares (CITAAM) han comenzado a analizar toda la información que ha rodeado el fallecimiento del teniente Serrano tras la colisión de su F-18 contra el terreno.

Tal y como ha sabido El Confidencial Digital de fuentes militares que vivieron de cerca el accidente, las conversaciones del piloto con la torre de control de Torrejón apuntan a la existencia de algún problema de tipo técnico.

“No sube”

Testigos directos del incidente relatan los instantes previos a la colisión y los mensajes que trasmitió el piloto a los controladores militares. Mientras el caza rodaba por la pista realizando su carrera de despegue (al parecer más larga de lo habitual), el piloto comunicó a la torre que el aparato “no sube”.

Instantes después, el aparato consigue elevar el vuelo. El teniente Serrano, al percatarse de que el caza está sufriendo algún fallo mecánico, advierte por radio que va a proceder a “virar a la derecha”.

“El avión se cae”

Pocos segundos después, según el relato de los testigos, llegan las últimas palabras del teniente Serrano: “¡el avión se cae! ¡el avión se cae!”. La comunicación se corta bruscamente. Nadie, ni en la torre ni otros pilotos que se encontraban presenciando la escena, ha visto saltar al piloto.

En las comunicaciones entre la torre y los servicios de emergencia se le da por fallecido prácticamente desde el primer momento. Una vez personados en el lugar del impacto, muy próximo a un centro comercial, certifican su muerte.

Un accidente plagado de dudas

Tal y como contó El Confidencial Digital, para pilotos y mecánicos del Ejército del Aire hay muchas preguntas sin respuesta. No entienden por qué no se revisó un aparato que instantes antes de despegar realizaba ruidos extraños, por qué el aparato se vio obligado a recorrer más distancia de la necesaria para alcanzar la velocidad de despegue, por qué el piloto no decidió abortar la maniobra y, en última instancia, por qué no se eyectó del aparato y salvó su vida.

La respuesta a todas esas preguntas deberá figurar en el informe de la CITAAM, que se espera vea la luz en un año, aproximadamente. Sin embargo, ya se han filtrado algunos detalles de la investigación preliminar. Uno de ellos apunta a un fallo de motor. “Posiblemente de ingestión”, según fuentes militares.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·