Miércoles 17/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Las quejas de los militares por la situación de sus campos de Golf

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No es oro todo lo que reluce. Así explican militares la situación actual de campos de golf y centros deportivos que tienen a su disposición. Consideran ‘artificial’ la polémicas por el gasto de Defensa en su mantenimiento.

Campo de Golf de la base aérea de Zaragoza. Campo de Golf de la base aérea de Zaragoza.

En los últimos meses han salido a la luz varias adjudicaciones de contratos de mantenimiento para campos de golf militares. Una de ellas, la del Club Deportivo Barberán y Collar (en Cuatro Vientos) ascendía a 430.000 euros y fue otorgada a la empresa Urbaser.

A los pocos meses se adjudicaba en Zaragoza por valor de 90.000 euros, coste del mantenimiento del campo de golf de la base aérea maña. Ambas noticias provocaron numerosos comentarios sobre la conveniencia de ese gasto en plena política de recortes presupuestarios.

Sin embargo, según ha podido saber El Confidencial Digital, los militares que usan esas instalaciones califican de “artificial” la polémica generada, y la adjudican al “desconocimiento de cómo funcionan estas instalaciones y su estado actual”, que otros califican como “una herencia de los americanos en Zaragoza y Torrejón”.

Lejos de la imagen deesnobismo” que, dicen, se le ha otorgado a estos campos de golf, la realidad es “muy distinta”: estas instalaciones “se mantienen a duras penas” y en muchos casos en “condiciones bastante malas”.

Otras fuentes consultadas aseguran, por ejemplo, que las instalaciones del Club Deportivo Barberán tiene problemas en sus canchas de tenis –desconchones-, piscinas que abren pocos meses al año por falta de presupuesto para su mantenimiento o servicios de comedor cuyos precios están muy por encima de los locales externos que rodean la zona.

Cuentan también algunas anécdotas relacionadas con la seguridad de las instalaciones de Cuatro Vientos, donde dicen que los jugadores de golf han tenido que lidiar con personas que tiran piedras e incluso “balines con escopetas de aire comprimido” desde la parte exterior del campo.

Además, aseguran, sus socios “contribuyen anualmente con su cuota” y en ocasiones se les exige pagar “derramas” cuando hay que realizar algún arreglo de importancia. Explican también que las instalaciones del Club Deportivo Barberán fueron destruidas parcialmente para la construcción del distribuidor oeste de la autovía M-40.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··