Lunes 22/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

La estancia sólo duró cinco días

La misión de rescate de la UME en Nepal estuvo plagada de trabas burocráticas

Continuos problemas para acceder a zonas afectadas, demoras en permisos, escasa sintonía con el ejército local…

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El despliegue de la UME en Nepal para colaborar en las tareas de rescate tras el terremoto supone un nuevo hito para la unidad, cada vez más “internacionalizada”. Sin embargo, la misión no estuvo exenta de riesgos ni decepciones. La mayor de ellas, el “pasotismo” del gobierno nepalí.


Miembros de la UME aseguran la estructura de un edificio dañado en Nepal Miembros de la UME aseguran la estructura de un edificio dañado en Nepal

Los miembros de los Batallones de Intervención en Emergencias que fueron enviados a Nepal volvieron a España con una “espina clavada”. Consideran que pudieron haber hecho más, pero en cierta medida se les obstaculizó en su trabajo.

Durante esos cinco días que duró la misión, desde que el Boeing 707 del Ejército del Aire que les transportaba llegó al aeropuerto de Katmandú, las unidades militares desplegadas se dividieron por las zonas afectadas para proceder a la búsqueda de supervivientes y tratar de encontrar pistas del paradero de los españoles desaparecidos.

Sin embargo, no fue una tarea fácil. Tal y como admiten fuentes militares a ECD, fue “muy difícil lidiar con las autoridades locales, con la policía y con el ejército nacional. Nos pusieron trabas para acceder a ciertos lugares, se demoraron permisos…” explican.

Tal y como recuerdan, “mientras el avión volaba rumbo a Katmandú, tras varios días esperando el permiso para entrar en el país, el Gobierno nepalí discutía emitir un decreto para mandar a casa a todos los equipos internacionales de rescate. Desde que llegamos, ya querían que nos fuéramos” afirman.

“Algunos de los españoles que aún permanecían en el país esperando su vuelta nos relataban lo mal que se les estaba tratando y nos pedían ayuda” aseguran. La embajada española en la India, con el Gustavo de Arístegui al frente, “hizo todo lo que pudo, pero no era fácil encontrar interlocutores en el gobierno nepalí. Era un caos absoluto de país”.

Además, confirman algunas de las críticas que realizado supervivientes españoles del seísmo a su vuelta a España, sobre todo la prioridad de las autoridades locales por colaborar con los equipos de rescate indios y chinos. “Si había una zona en la que trabajaban chinos e indios, no podíamos acceder a ella” explican.

Durante las tareas de búsqueda de supervivientes se emplearon pequeños drones y perros. Se localizaron cinco víctimas entre escombros, se construyeron refugios improvisados para supervivientes y se buscó, sin éxito, a los españoles desaparecidos. “Fue un trabajo duro, sobre todo porque te vuelves a España pensando que pudimos hacer más y no nos dejaron” afirman militares consultados por ECD.


Etiquetas
,
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··