Jueves 19/10/2017. Actualizado 14:09h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Puesta de largo de la presidenta

Ana Botín escenifica el ‘nuevo Santander’: menos color rojo, no se habla de política y britanización

Las corbatas de los directivos abandonan el tono corporativo. “No nos hemos reunido con Podemos”. Las políticas comerciales de Reino Unido son trasladables a España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Puesta de largo de Ana Botín. Ante un auditorio repleto, la presidenta del Santander aprovechó la presentación de resultados del 2014 para dar cuenta también del nuevo estilo personal que va a imperar durante su mandato. El rojo ya no es el color predominante, se abandonan los posicionamientos políticos y comienza la britanización de la entidad.

Ana Botín, presidenta del Banco Santander. Ana Botín, presidenta del Banco Santander.

El Santander logró un beneficio neto atribuido de 5.816 millones de euros en 2014, un 39,3 % más que los 4.175 millones ganados en 2013. Entre las razones que destacó la entidad se encuentra el incremento de los ingresos por la mejora del negocio y el recorte de las provisiones que tuvieron que dotar.

Pero no era una presentación de resultados cualquiera. Suponía el estreno oficial de Ana Botín como presidenta del banco, cinco meses después de su aterrizaje en Madrid tras la repentina muerte de su padre el pasado mes de septiembre.

El rojo ya no es el color predominante

Tras su llegada a la sede de Boadilla, los cambios respecto a la anterior etapa se han podido comprobar en la presentación de resultados de este martes, con una puesta en escena muy distinta.

Los llamativos fondos rojos que rodeaban a Emilio Botín y a su consejero delegado en este tipo de eventos se han sustituido por decorados más luminosos, donde el color corporativo de la entidad ya no es el predominante, sino que lo es más el blanco.

No voy a vestir siempre de rojo”, bromeó la presidenta del Santander. Aunque tampoco se dejó ver ni con un pañuelo al cuello, algo que sí era habitual en su etapa en Londres.

Esa costumbre parecer haber calado también entre los directivos y miembros del consejo. Uno de los máximos representantes, Rodrigo Echenique, lucía, por ejemplo, una corbata azul. Nada que ver con el rojo que predominaba en el cuello de todos los ejecutivos del banco en tiempos de su padre.

Pero Botín si quiso dejar claro que el rojo va a continuar siendo el color corporativo porque “es bueno para el banco”. En las últimas semanas, en el sector se había especulado también con la posibilidad de un cambio hacia el verde para esta nueva etapa.

Rehuye las preguntas sobre política y Podemos

Ana Botín centró su discurso más en la estrategia y las cifras de la entidad, que en la situación económica del país. Se limitó a decir que la economía crecerá entre un 2,5% y un 3% este año en España.

Mientras, el año pasado, en la misma rueda de prensa –presentación de resultados anuales- Emilio Botín advertía que “las secuelas de la crisis tardarán en desaparecer”.

La estrecha, e indiscriminada, relación de su padre con el poder fue una de sus principales particularidades. Su apoyo al Gobierno de cualquier color era incondicional: de Felipe González a Zapatero, y aunque más tímidamente también al de Rajoy, cuando le ha llamado en los últimos años al saneamiento del sector financiero.

Pero a Ana Botín no se le vio especialmente cómoda en las preguntas sobre la situación política del país. Por ejemplo, cuando se le cuestionó sobre si la concentración de cuatro procesos electorales en un año podía amenazar las previsiones de crecimiento, o sobre las relaciones del banco con Podemos. Esta última cuestión fue zanjada rápidamente: “No nos hemos reunido con ellos, al menos que yo sepa”.

Referencias a los logros de Santander UK

La nueva presidenta ha cambiado el consejo, el equipo gestor y recientemente la política de recursos propios y dividendos. En las tres fases ha demostrado también que su paso por Santander UK le ha marcado profundamente.

Se comprobó, por ejemplo, en las continuas referencias que hizo en su discurso de este martes a los logros del banco en Reino Unido, con unas políticas comerciales que considera que son aplicables también en parte a España para captar clientes, a pesar de tratarse de mercados considerablemente distintos.

Un estilo propio que no se pasa por alto en el sector, donde ya se habla de una “britanización” de la entidad, después del aterrizaje también en Boadilla de directivos que trabajaron con ella procedentes de Londres.

Defiende sus cambios en la cúpula directiva

Reivindicó también el derecho a hacer su equipo y “hacerlo rápido para ponerse a trabajar cuanto antes”. Recordó que lleva 27 años en el banco y “conozco el negocio y a la gente más capaz para sacar este proyecto adelante”, defendió.

Con la sustitución de Javier Marín por José Luis Álvarez como consejero delegado, Ana Botín deja entrever que su apuesta es por una banca con riesgos bien gestionados, cuidadosa de su capital y su solvencia, más que por una entidad generadora de grandes flujos, lo que la hacía más dependiente del entorno macroeconómico.

Otras anécdotas del nuevo estilo de Ana Botín

La primera presentación de resultados de Ana Botín como presidenta dejó también estas otras notas curiosas:

– Durante su discurso, mostró un rostro serio, aunque se le vio muy segura de sí misma.

– Recurrió, en varias ocasiones, a tecnicismos financieros en inglés, como “simple, personal and fair” (simple, personal y justo). Una manera más de reivindicar, a través del nuevo lema del banco, de donde viene y del estilo anglosajón que quiere darle a la entidad.

– Mientras escuchó la presentación del consejero delegado, José Antonio Álvarez, estuvo más sonriente, miraba fijamente al auditorio y parecía estar muy pendiente en todo momento de los flashes. Daba la sensación, incluso, de que estaba posando para los reporteros gráficos, que no dejaron de fotografiarla en todo el acto. También le persiguieron por los pasillos a su salida de la sala.

– Al igual que su padre, acudió a la rueda de prensa sin papeles, pero consultó puntualmente su tableta y administró también los turnos de pregunta.

– Se mostró evasiva en temas espinosos, como la sucesión de Javier Marín como número dos, o la salida de Rodrigo Rato, con el desmantelamiento del consejo asesor al que pertenecía.

– A pesar de que se le vio algo nerviosa y tensa al comienzo del coloquio, se esforzó en ser cercana, se sorprendió por la cantidad de preguntas que iban surgiendo (algo no tan habitual en Londres) y acabó manteniendo una charla informal con los periodistas antes de abandonar el acto.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·