Lunes 11/12/2017. Actualizado 13:42h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Los españoles gastarán de media estas fiestas 682 euros, un 4% más que el año pasado

Aplazar el pago de las compras de Navidad encarecerá el coste un 15%

Los cuatro millones de consumidores que recurren a la tarjeta de crédito para financiar comidas y regalos se arriesgan a un recargo si demoran el abono más de dos meses

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Muchos son los consumidores que durante los próximos días recurrirán a sus tarjetas de crédito para financiar sus compras de Navidad y Reyes y poder ir así más desahogados. Pero ¿cuánto cuesta realmente financiar una compra con tarjeta? Es recomendable no demorar en exceso en el tiempo el abono de las comidas, regalos... para evitar sustos.

Una solución para los gastos extra de Navidad Una solución para los gastos extra de Navidad

La principal ventaja de las tarjetas de crédito es que permiten aplazar el pago de las compras. Si se acumulan y se paga el total a final de mes, no se generan intereses, pero si su importe se fracciona en múltiples cuotas, entonces sí.

Para calcular el coste extra que habrá que pagar hay que fijarse en el tipo de interés asociado a la tarjeta. Por lo general, suele ser de entre el 20 y el 25 %, pero hay algunas excepciones entre los productos que ofrecen los bancos, que lo reducen a un 15% de media.

Lógicamente, cuanto menor sea el tipo de interés, más barato resultará fraccionar una compra, de ahí que sea un punto muy importante a tener en cuenta antes de escoger una tarjeta de crédito si se pretende pagar a plazos.

La mayoría de las tarjetas de crédito permiten pagar una cuota mínima mensual, que puede ser incluso inferior al 5 % del importe de la deuda. A priori, parece una opción muy atractiva ya que permite reducir mucho los pagos mensuales, pero, a la larga, pagar una cuota muy baja significará multiplicar y alargar la deuda sobremanera, incluso si se hace con una tarjeta con un interés bajo.

Es decir, que cuanto más se pague cada mes y menos se alargue el plazo, menos intereses se abonarán. De hecho, pagar un tanto por ciento muy reducido es el principal peligro de las tarjetas y muchas veces puede desembocar en una espiral de deudas de la que será más complicado salir. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··