Domingo 19/11/2017. Actualizado 11:46h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La Generalitat depende del FLA si quiere evitar la quiebra

El BCE no podrá salir al rescate de Cataluña si el Gobierno le corta la liquidez

El programa de compra de deuda emitida por regiones y municipios que planea Frankfurt deja fuera a los territorios cuya calificación crediticia haya sido rebajada a “bono basura”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cataluña se queda en manos, exclusivamente, del Gobierno central. Una huída hacia delante de los grupos independentistas conducirá a la quiebra inmediata de la Generalitat. Rajoy está dispuesto a utilizar todos los recursos a su alcance antes de la aplicación del artículo 155 de la Constitución y de cortar la liquidez a la región. Motivo: el BCE tampoco podrá rescatarle.

Mario Draghi, presidente del BCE. Mario Draghi, presidente del BCE.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, adelantó hace unas semanas que el BCE está preparado para aumentar su plan de estímulos, actualmente de 60.000 millones al mes. Planea que la ampliación del programa de compra de deuda pase por la adquisición de bonos emitidos por ciudades y regiones de la zona euro.

Pero el organismo impone como condición para adquirir bonos soberanos o de empresas públicas que el emisor cuente con un rating de grado de inversión. Es decir, con una nota mínima de BBB- para Standard & Poor’s y Fitch, y de Baa3 para Moody’s.

Cataluña quedará fuera de las compras de deuda

Este requisito excluye en España las compras de la deuda de Cataluña, Castilla la Mancha, Andalucía, Murcia y la Comunidad Valenciana, catalogadas ahora mismo como “bono basura” por las agencias de calificación de riesgo.

Pero ninguna comunidad española corre el riesgo de quedar fuera de las medidas de apoyo de liquidez del Gobierno central, lo que sí les permitirá beneficiarse de estas compras de bonos. Todas, excepto Cataluña, en el caso de que la Generalitat decida continuar adelante con la “desconexión” de España.

En el mercado hay unos 465.000 millones de euros en circulación de deuda autonómica y local. En el caso de España, las comunidades autónomas tienen bonos por unos 53.500 millones, según datos a junio del Banco de España.

Motivo del Gobierno para no cortar la liquidez

El BCE no podrá, por tanto, salir al rescate de Cataluña si el Gobierno le corta la liquidez. Este es el motivo principal, según fuentes de la cúpula económica del Ejecutivo consultadas por El Confidencial Digital, por el que Rajoy dio recientemente orden a Montoro de abandonar el plan para recortar la financiación a la Generalitat como mecanismo de presión. Se había proyectado la suspensión de nuevas remesas del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).

Si el curso del dinero que llega a Cataluña del Fondo de Liquidez no sigue su ritmo ordinario, la situación de ahogo financiero de la región sería inmediato: la colocaría al borde de la quiebra, sin que el BCE pudiera realizar ninguna maniobra de emergencia para salvarla.

En unas semanas, la Generalitat dejaría de pagar a algunos proveedores e incluso tendría problemas para abonar las nóminas de sus funcionarios. En esa fase, los perjudicados más evidentes serían los empresarios, autónomos y trabajadores catalanes.

Rebaja de la calificación a bono basura

La agencia de calificación Fitch rebajó la semana pasada en dos escalones la calificación de la deuda de Cataluña hasta BB desde BBB-. Lo atribuyó directamente “al proceso iniciado el 9 de noviembre en el Parlament en favor de la independencia”.

Fitch, que con esta decisión dio por concluido su proceso de revisión de la nota de Cataluña para una posible rebaja, ha decidido retirar el rating mínimo que otorgaba a todas las comunidades autónomas al beneficiarse de las medidas de apoyo de liquidez del Gobierno central. Este rating mínimo también depende de una “relación de cooperación” entre las comunidades autónomas y el Ejecutivo, algo que no ocurre ahora mismo en Cataluña.

Mientras tanto, Standard & Poor’s ya rebajó el rating de Cataluña el pasado 9 de octubre hundiéndolo hasta el bono basura. Al mismo tiempo, revisó al alza la calificación de España y señaló que no rebajaba aún más la de la Generalitat porque “no esperamos una secesión”. Especificó a los inversores que asumía que “el Gobierno español podría en último extremo suspender la autonomía de Cataluña de acuerdo con la Constitución”.

Equipara la situación de Cataluña a la de Grecia

Fuentes financieras consultadas por ECD no pasan por alto que el Banco Central Europeo tampoco está adquiriendo deuda griega hasta que “se den las condiciones para prestar dinero al país”. El Quantitative Easing (QE) que ya aplica el BCE para la compra de bonos soberanos excluye al país heleno.

Una situación que cambiará cuando se presente el escenario adecuado en ese país, en referencia a la aplicación de las reformas prometidas por Atenas a cambio de la ayuda de sus socios europeos.

Hasta el momento, Frankfurt no está dispuesto a permitir a Grecia aumentar sus emisiones de deuda porque supondría financiar el déficit público, algo que prohíben también expresamente los tratados europeos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·