Jueves 14/12/2017. Actualizado 19:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Por las cláusulas suelo de las hipotecas

El Banco de España está cansado de recibir reclamaciones de clientes que no atienden las entidades

En lo que va de año acumula 50.000 denuncias. Luis María Linde se ha reunido con las patronales de bancos y cajas para exigirles que resuelvan los conflictos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tirón de orejas del gobernador del Banco de España, Luis María Linde, a las entidades financieras españolas. En una reunión con las patronales de bancos, AEB, y cajas, CECA, Linde les ha exigido que resuelvan las reclamaciones que les llegan de los usuarios bancarios por abusos y no permitan que esos escritos acaben en el Banco de España.

Sede del Banco de España. Sede del Banco de España.

De acuerdo con fuentes conocedoras de esa reunión, el Banco de España trasladó a las entidades financieras del país que ya acumula este año 50.000 reclamaciones de clientes descontentos con el servicio recibido y los productos contratados, fundamentalmente, las famosas cláusulas suelo de las hipotécas.

“El mensaje de Luis María Linde ya ha llegado a las cajas de ahorros y a los bancos. Tenemos que resolver esas reclamaciones y atenderlas antes de que lleguen al Banco de España, que está saturado por la dejación de las entidades”, explican fuentes de una entidad.

“Nos han metido prisa porque el mensaje del Banco de España fue bastante determinante. Nos tenemos que poner las pilas en esto y así nos lo han trasmitido en el banco”, aseguran estas fuentes.

“Lo normal es que en los bancos fuercen la máquina e intentemos retrasar el pago de esas cláusulas que tumbó el Supremo el año pasado”, explican fuentes financieras.

Actualmente, cuando un cliente considera que se ha conculcado alguno de sus derechos tiene que presentar una queja ante el propio banco. Si éste no lo resuelve o no está de acuerdo con el resultado, es entonces cuando esa reclamación pasa al Banco de España.

En mayo, la máxima autoridad bancaria del país tuvo que contratar a Deloitte para que gestionase su servicio de reclamaciones de cláusulas suelo ante la avalancha de escritos de denuncia. Su labor consiste en recibir las comunicaciones de los usuarios, solicitar información a las partes y proponer una respuesta.

Aumento de las quejas

La sentencia del Supremo del año pasado contra las claúsulas suelo es el motivo del masivo incremento de esas quejas. Sin embargo, antes de eso ya eran numerosos los escritos de denuncia que llegaban al Banco de España. En 2012 casi 15.000, más de 35.000 en 2013… “Nos dijeron que en lo que va de 2014 ya llevan alrededor de 50.000”, aseguran las fuentes consultadas. El Banco de España no ha contestado a la llamada de este confidencial.

Las críticas a la actuación del Banco de España por permitir esto han venido desde distintos ámbitos. Lógicamente, desde las asociaciones de usuarios. La OCU se ha quejado en numerosas ocasiones de que las entidades financieras no dan nunca la razón a los clientes, cuyo único camino es acudir directamente a la Justicia porque los bancos tampoco rectifican en caso de que el Banco de España de la razón a los clientes (sus respuestas no son vinculantes ni tienen efectos jurídicos). En 2012, según la OCU, rectificaron en un 18% de los casos, frente al 71% de 2001.

Pero, además de los usuarios, el Defensor del Pueblo también ha sido muy crítico sistemáticamente en sus informes con el Banco de España. En su informe de 2012, el Defensor del Pueblo asegura que “el Banco de España es una institución clave en la protección del cliente bancario. Sin embargo, en todos estos temas dista mucho de ser neutral. Se suele inclinar hacia la entidad bancaria”.

El Defensor del Pueblo también reconoce la falta de potestad del Servicio de Reclamaciones del Banco de España para revertir esta situación.  Por eso habla en su informe de “servicio inoperante” y de “pérdida de tiempo” para los que acuden a él.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··