Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El nuevo código ético de la CEOE no obligará a dimitir a sus directivos imputados: solo apartará del cargo a los dirigentes a los que se les abra un procedimiento penal

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El nuevo código ético de la CEOE, que los empresarios aprobarán mañana en su asamblea anual en presencia de Mariano Rajoy, no será tan duro como se anunció. Solo obligará a dimitir a los dirigentes a los que se les abra un procedimiento penal. Por tanto, la imputación no será suficiente para que un alto cargo sea apartado.

El presidente de la CEOE no quiere que se repitan nuevos casos de fuerte descrédito de la patronal como ha ocurrido con Gerardo Díaz Ferrán, hoy en prisión acusado de presunto levantamiento de bienes, blanqueo de dinero y fraude fiscal.

Por ello, Juan Rosell lleva meses impulsando el proyecto de renovación de CEOE que anunció el pasado diciembre, cuando saltó el escándalo Díaz Ferrán, para ‘limpiar’ de procesados la cúpula de la patronal.

El nuevo código ético será más blando

Pues bien. Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes empresariales conocedoras del texto, la nueva normativa no será tan estricta como algunos esperaban, después de las altas expectativas que había creado el propio presidente de la CEOE en el seno empresarial.

Se daba por descontado que Rosell iba a aplicar la incompatibilidad de pertenecer a los órganos de gobierno con la imputación en cualquier caso judicial, tras los escándalos de corrupción del ex presidente, Gerardo Díaz Ferrán, y el vicepresidente Arturo Fernández.

Sin embargo, las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que la imputación no será suficiente para apartar a un alto cargo de la patronal: será necesario que se le abra un procedimiento juducial penal.

Los casos que pueden forzar la dimisión

Según las fuentes consultadas, la junta directiva si podrá suspender o apartar de su cargo al dirigente al que se le abra cualquier procedimiento judicial penal.

Esto quiere decir que cuando se formule contra un alto cargo un escrito de recusación por el fiscal, una medida cautelar de importante trascendencia o cuando se dicte un auto de procesamiento, el dirigente tendrá que abandonar su puesto.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··