Martes 21/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Las ‘bases’ de la CEOE, molestas por la politización de las elecciones a la presidencia: no quieren candidatos con carnet o apadrinados por políticos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las bases electorales de la CEOE se sienten incómodas y molestas por el giro politizado que están tomando las elecciones a la presidencia de la patronal. Y así lo están haciendo saber a la cúpula dirigentes sectoriales y territoriales, e incluso algunos grandes empresarios.

Según ha sabido El Confidencial Digital, el mensaje que están haciendo llegar es: “Queremos como presidente un empresario o un ejecutivo con currículo y solvencia, sin color político y sin padrinos, ni de partidos ni de políticos, de ningún partido. Solo nos faltaba que, con la crisis que tenemos en la organización,  ahora encima politicen las elecciones”.

La incomodidad ha crecido en los últimos días a la vista de la iniciativa de Arturo Fernández, presidente de CEIM, de resucitar la candidatura de Manuel Pizarro. Un nombre apadrinado por Esperanza Aguirre, que siempre ha estado en la sombra en los cambios de poder y altos cargos en la patronal madrileña.

Cabe recordar que Aguirre estuvo, en su momento, detrás de la ascensión de Díaz Ferrán a la presidencia, y lo mismo está ahora detrás de Arturo Fernández, el empresario hostelero.

Las injerencias de Aguirre suscitan rechazo en determinados sectores del empresariado madrileño. Eso no obsta para que respalden su política económica, que apoyan mayoritariamente, pero lo que no quieren es que la sombra de la presidenta regional marque estas elecciones.

Arturo Fernández está jugando una partida de póker a tres bandas, que puede terminar saliéndole mal, si no mide sus fuerzas y apoyos. Propone el nombre de Manuel Pizarro, amenaza con presentarse él mismo, y, a la vez, tiende cables a los otros candidatos, Rosell, Banegas y Herreros.

El presidente de CEIM riza el rizo, jugando con la fuerza del voto de Madrid, tanto para sacar adelante a un candidato, como para negociar una posición de fuerza con el nuevo presidente de CEOE.

Mientras, en el Gobierno asisten sorprendidos al insólito giro que toman las elecciones. Fuentes de Moncloa han señalado a ECD: “Lo único que nos interesa es que salga un presidente con solvencia profesional y empresarial y que tenga el más amplio respaldo posible. Lo necesita la CEOE, sumida en una crisis de liderazgo, y lo necesitamos nosotros para tener un interlocutor sólido y creíble en el diálogo social y para ayudar a sacar a España de la crisis actual. El nombre nos importa menos, o nada, si reúne esas condiciones”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·