Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

También ha contactado con líderes de opinión

Cambio en Moncloa. Rajoy pone la alfombra a los empresarios

Está hablando con directivos de grandes compañías y les transmite que va a contar con ellos. Les pide su parecer sobre la designación de Eva Valle para la Oficina Económica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy conoce algunos movimientos que han protagonizado contra su liderazgo en el PP algunos de los principales líderes empresariales del país. El presidente se ha propuesto ahora hacer amigos entre los grandes del IBEX, a los que está transmitiendo en  contactos discretos que va a abrirles las puertas de La Moncloa en la nueva legislatura.

Mariano Rajoy pasea por Moncloa con los grandes empresarios. Mariano Rajoy pasea por Moncloa con los grandes empresarios.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, de fuentes conocedoras de estas conversaciones reservadas, el equipo de máxima confianza de Rajoy está consultando, en estos últimos días, a destacadas personalidades del mundo económico.

Algunas de las llamadas telefónicas las ha protagonizado personalmente el propio Mariano Rajoy desde su despacho de La Moncloa. Entre los sondeados se encuentran también altos cargos, banqueros, dirigentes empresariales y sindicales...

El principal mensaje que les está transmitiendo es que la Oficina Económica del Presidente pretende mantener, en esta nueva etapa, contacto asiduo con los empresarios, pulsar lo que opinan, y servir de antesala para recibirles.

Una única voz a falta de una vicepresidencia

Se trata de un cambio sustancial. Los grandes empresarios venían echando en falta poder negociar los asuntos fundamentales que afectan a España y a sus multinacionales con un vicepresidente económico, al estilo de lo que ocurría con Rodrigo Rato y Pedro Solbes en la época de Aznar y Zapatero, respectivamente.

Demandaban una única voz, y con mando, sin tener que depender de varios ministros a la vez. Rajoy no acabó de articular en la pasada legislatura un interlocutor válido que mediara en los conflictos, centralizara y facilitara la comunicación con el Gobierno al máximo nivel.

Esta apertura de La Moncloa, que ahora anuncia el presidente, vendría a suplir esa vicepresidencia económica.

No sabían a quién dirigirse en asuntos clave

Estos años pasados, relatan fuentes empresariales, cuando De Guindos ha hablado con directivos bancarios como ministro de Economía, ha tenido que escuchar la pregunta de si Montoro, en Hacienda, opinaba lo mismo que él o estaba en contra de esa medida concreta.

Lo mismo, se quejan, les ha ocurrido en estos más de cuatro años de legislatura a los empresarios del sector eléctrico. Al final, no sabían bien a quién dirigirse: si a José Manuel Soria, como ministro de Industria, o a Cristóbal Montoro, el responsable último de ajustar las cuentas públicas.

Cambio respecto a la política de Álvaro Nadal

La actitud mantenida hasta ahora por Álvaro Nadal en la Oficina Económica era la de ser duro con los altos ejecutivos. Su tesis era que el país necesitaba importantes reformas cuando el PP llegó al Gobierno en 2011. Unas medidas que no iban a gustar a nadie. De ahí que optara por mantener las distancias.

Se limitaba a preparar informes y papeles para el presidente y por allí no pasaban los grandes empresarios, a pesar de que no pocos lo solicitaban. La respuesta era el silencio o la indiferencia. Por orden del presidente, claro está.

En lugar de una estrategia de cercanía y confianza, se siguió la línea de mostrarse contundente, para que así los altos ejecutivos aceptaran luego mejor los decretos leyes que aprobaba el Gobierno y que afectaban a sus empresas.

Junto a esto, ni caso a los directivos que pretendían acudir a La Moncloa solo a pedir favores. La frase “aquí se viene llorado”, en boca de Nadal, se hizo famosa en este contexto preciso.

El dilema para dirigir la Oficina Económica

Como se ve, el cargo que ha dejado vacante Nadal en el complejo presidencial es uno de los más importantes en la estructura del Gobierno que aún queda por adjudicar para la nueva legislatura.

Por lo tanto, la elección del sustituto del nuevo ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, que deberá realizar directamente Mariano Rajoy en los próximos días, tiene especial trascendencia.

Uno de los nombres que se ha manejado es el de Eva Valle, esposa del nuevo secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal, y por tanto, cuñada del propio ministro de Energía.

Pero el presidente no ha tomado todavía una decisión definitiva y el quebradero de cabeza que le está generando este puesto, según fuentes de Moncloa, explica que el nombramiento quedara fuera, el pasado viernes, del cierre de las cúpulas del resto de ministerios económicos que aprobó el Consejo de Ministros.

Evitar un ‘caso Soria’ con el nombramiento

Según las fuentes consultadas, el presidente está tratando también de calibrar en estos contactos discretos el impacto mediático que tendría la designación de Eva Valle. En su entorno admiten que a Rajoy le preocupa el estallido de un nuevo ‘caso Soria’, esta vez en la Oficina Económica.

Precisamente, la polémica por el nombramiento de José Manuel Soria para el Banco Mundial, y la posterior marcha atrás, salpicaron entonces al propio presidente y a Luis de Guindos, como responsables directos de la decisión. Y les dejó atónitos. No se esperaban tanto revuelo.

Consciente de las circunstancias políticas y la sensibilidad social que existe ahora en el país, Mariano Rajoy ha iniciado esta ronda de consultas, también con representantes de otros partidos y líderes de opinión influyentes. “No está dispuesto a arriesgarse a un nuevo escándalo por una designación que pueda ser tachada de poco estética por los vínculos familiares”. Es la confesión que ha realizado en algunas de estas llamadas.

Le han alertado de un “todos contra De Guindos”

Uno de los peligros sobre los que sí ha sido alertado el presidente es la “guerra sin cuartel que se desatará en las reuniones de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos, cuando él no esté presente.

Esos encuentros, que sirven de antesala a los temas económicos que tratará al día siguiente el Consejo de Ministros, serán presididos entonces por Soraya Sáenz de Santamaría.

En su ausencia, el presidente ha sido advertido de las duras disputas que surgirán entre los partidarios de Cristóbal Montoro, que ya son mayoría en este órgano, frente a las tesis de Luis de Guindos. “Le han hecho ver que si nombra a Eva Valle, dado que el director de la Oficina Económica ejerce de secretario, el todos contra De Guindos está servido”, revelan en Moncloa.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··