Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La economía española lleva siete años bajo el escrutinio de los socios comunitarios

La crisis en Cataluña dejará a España como único país de la UE al que Bruselas podrá exigir recortes

El Gobierno acaba de elevar el objetivo de déficit para 2018 por la inestabilidad. Grecia, Portugal y Francia le adelantan en la salida del control fiscal de la Comisión Europea

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las salidas de Portugal y Grecia han dejado solo a España y Francia dentro del “procedimiento por déficit excesivo” de la UE. Implica que deben acometer recortes cuando esta meta supera el 3% del PIB. Rajoy teme quedar como el único país europeo bajo el “brazo correctivo” de Bruselas porque Macron le adelante por la crisis catalana.


Comisión Europea Comisión Europea

Francia ha empezado ya a aprobar reformas y espera que un crecimiento algo mayor de lo esperado (en torno a un 2%) le permita cumplir el déficit este mismo año.

España ha fiado desde hace tiempo su rebaja del déficit al mismo argumento: el Gobierno cree que el PIB español podía crecer por encima del 3% este año, prácticamente el doble de lo que avanza el PIB del euro, y eso podría bastar también en el caso español.

La crisis en Cataluña eleva el objetivo de déficit

Pero el Ejecutivo acaba de empeorar las previsiones de crecimiento y de desempleo de 2018. La estimación de déficit para el año que viene se ha elevado al 2,3% del PIB en un escenario sin cambio de políticas públicas, dado que no habrá Presupuestos, una décima por encima del objetivo comprometido con Bruselas (2,2%).

Pero mantiene que el próximo año España saldrá definitivamente del Procedimiento por Déficit Excesivo. Es decir, dejará la estrecha vigilancia comunitaria y evitará la posibilidad de sanciones o multas por incumplir el objetivo fijado.

En cualquier caso, el Gobierno teme quedar como el único país de la UE al que Bruselas podrá exigir ajustes durante el próximo ejercicio. Un mensaje, a efectos de credibilidad y a ojos también de los inversores extranjeros, que le preocupa especialmente y que atribuye ahora a las consecuencias de la situación política en Cataluña.

Adelanto de Francia en salir de la vigilancia de la UE

De momento, la previsión es que el déficit acabe en el 3,1% en 2017, por lo que un leve descenso en 2018, producto del crecimiento económico, sería suficiente para dejar el desfase por debajo del 3%. Pero todo depende ahora del impacto de la crisis catalana en el conjunto de la economía española, ya que representa el 20% del PIB estatal.

Por ello, no pasa por alto que, de acuerdo con las proyecciones del Gobierno galo, el saldo negativo de las cuentas públicas en 2017 pasará por debajo del tope del 3% del PIB para quedar en el 2,7%, y en 2018 se reducirá al 2,6%. Más presión para España.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·