Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El enfrentamiento se visualizará en el próximo consejo de Nuclenor

Choque de las eléctricas por Garoña: Endesa a favor de la reapertura, Iberdrola por el cierre

Sánchez Galán apuesta por las energías renovables, con un negocio diversificado internacionalmente y la sede social en Bilbao. A Borja Prado le quedan 10 años para amortizar la inversión en nucleares

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Consejo de Seguridad Nacional acaba de pasarle una patata caliente al Gobierno de Rajoy. Deja en sus manos la decisión sobre la reapertura de Garoña. Aunque la autorización corresponde ahora al Ministerio de Energía, la última palabra la tienen Iberdrola y Endesa. A día de hoy, mantienen divergencias sobre el futuro de la central.

Central de Garoña, en Burgos. Central de Garoña, en Burgos.

La instalación lleva cerrada desde diciembre de 2012 por decisión de su propietaria, Nuclenor (participada al 50% por Endesa e Iberdrola). Por el momento, el plácet del CSN supone un hito. Abre la puerta a que por primera vez en España la energía nuclear se pueda operar con plantas de más de 40 años.

La decisión definitiva depende de las eléctricas

Pero la decisión definitiva sobre la reapertura de Garoña está realmente encima de la mesa de las dos principales eléctricas del país, Iberdrola y Endesa. Oficialmente, las compañías mantienen en este momento una posición ambigua. De hecho, han decidido guardar silencio a la espera de la decisión del Ministerio y de analizar el dictamen.

Sin embargo, según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes del sector conocedoras de las conversaciones, el informe favorable del Consejo de Seguridad Nuclear ha reactivado una fuerte división entre ambas compañías.

Iberdrola se decanta por iniciar de forma inmediata la clausura de Garoña, mientras que Endesa apuesta por no tomar una decisión hasta analizar el volumen de inversión concreto que tendrá que afrontar la instalación en los próximos años para funcionar.

Distintos intereses de ambas compañías

Nuclenor, la compañía que opera la central, permanece en medio este pulso eléctrico. Endesa defiende no dar un portazo a la central desde el primer momento. Tiene en cuenta que su negocio está concentrado ahora en España y Portugal y es socio principal de las centrales de Ascó I, Ascó II y Vandellós II. Además, tiene una participación del 36% en Almaraz I y Almaraz II.

Por su parte, Iberdrola es la primera accionista de los grupos de Almaraz, Cofrentes y Trillo. No obstante, presenta un balance más diversificado con mayor presencia internacional y de las energías renovables que su principal competidor en España.

El rechazo en Euskadi pesa en Iberdrola

El argumento esgrimido por el equipo de Sánchez Galán es puramente económico. Mantener la central paralizada durante tres años y medio ha pasado una factura superior a los 300 millones de euros a sus dos propietarias. Además, Iberdrola apuesta más ahora por las energías renovables.

En la cúpula de la eléctrica tampoco se pasa por alto la fuerte vinculación con el País Vasco, dado que mantiene su sede social en Bilbao, una autonomía donde existe una fuerte resistencia a que la central vuelva a funcionar.

Endesa está abierta a negociar con el Gobierno

En este momento, el CSN condiciona una serie de inversiones en materia de seguridad para que se pueda reabrir, aunque no ha especificado por el momento una cifra concreta.

Así las cosas, según las fuentes consultadas, en la alta dirección de Endesa sí ven ahora una oportunidad para abrir una negociación con el Gobierno y conseguir la rebaja de algunos impuestos que han golpeado durante al sector en la última legislatura. Es el caso, por ejemplo, de tasas como el céntimo verde, los aplicados a la energía nuclear o el 7% a la generación.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, declaró este jueves que alargar la vida de las centrales nucleares más allá de los cuarenta años “tiene todo el sentido”, al menos durante esta etapa de transición hacia el nuevo modelo bajo en emisiones que ha diseñado la Unión Europea. “Parece que la energía nuclear será necesaria en esta transición al menos hasta 2030”, destacó.

En el sector destacan que Iberdrola ya tiene amortizada la inversión en nucleares en su contabilidad, porque da 40 años de vida a sus activos atómicos, pero no Endesa, que los amortiza en 50 años. Esa es también una de las razones fundamentales que conducen a la compañía que preside Borja Prado a decantarse por la reapertura de Garoña.

Incidencia de la reapertura en el precio de la luz

El Gobierno se ha mostrado dispuesto a dialogar con todos los agentes implicados, entre ellos los Ejecutivos de País Vasco y Euskadi, organizaciones ecologistas y las propias eléctricas.

Dispone de un plazo de seis meses para pronunciarse sobre esta autorización. Pero el compromiso político del Gobierno parece claro, puesto que fue el propio Mariano Rajoy, quien dentro de la campaña electoral de su primera legislatura pidió reabrir esta central, que incluso llegó a visitar.

Fuentes del Gobierno, consultadas por ECD, aseguran que uno de los principales factores que el Ejecutivo va a tener en cuenta es la incidencia de la puesta en marcha de Garoña en el coste final de la electricidad en España. Es consciente del momento de altos precios de la energía en el mercado mayorista y de que se le exigen soluciones inmediatas para rebajar el recibo de la luz.

Pero el informe favorable del Consejo de Seguridad Nuclear a la reapertura de la central de Santa María de Garoña ha levantado ya una polvareda política. El PSOE, Ciudadanos y Podemos se han declarado en contra de que la central vuelva a funcionar.

Los socialistas consideran que no tiene sentido reabrir esta instalación por su limitada capacidad de producción y dudosa rentabilidad. El partido de Pablo Iglesias ha sido más contundente y ha anunciado incluso que legislará para paralizar la reapertura.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·