Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Citroën, Opel, Ford y Nissan han importado componentes electrónicos de Estados Unidos en avión: han preferido aumentar los costes antes que parar la producción

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Piezas electrónicas en avión desde Estados Unidos. Esta ha sido la solución de la inmensa mayoría de los grandes del automóvil en España como alternativa a la falta de suministro de componentes de Japón tras el tsunami que devastó el país hace tres meses. El transporte aéreo ha aumentado los costes pero ha evitado paros en la producción de las factorías en las próximas semanas.

El desastre natural y los posteriores problemas en la producción eléctrica obligaron a paralizar las fábricas en Japón, y destruyeron numerosas infraestructuras en el noreste del país, lo que causó, además, problemas en la cadena de suministro de piezas en todo el mundo.

La producción en las fábricas españolas también se vio afectada en las primeras semanas tras el terremoto. Tal y cómo se contó en este confidencial –véalo aquí-, las factorías de Citroën en Vigo y la de Opel en Zaragoza fueron las más perjudicadas por la falta de componentes procedentes del país nipón. Los recortes en la producción en ambas plantas los días posteriores al desastre redujeron la fabricación en casi 5.000 vehículos.

Incluso, la planta de General Motors (Opel) en Figueruelas (Zaragoza) tuvo que cerrar durante una jornada y media la primera semana después de los acontecimientos de Japón.

Pues bien. Según ha podido saber El Confidencial Digital, los principales fabricantes de automóviles en España han conseguido ‘capear’ la falta de suministro de componentes, especialmente electrónicos, procedentes del país nipón.

Fuentes del sector explican que firmas como Citroën, Opel, Nissan o Ford han alcanzado acuerdos con proveedores estadounidenses para evitar que el desabastecimiento de piezas pudiera obligar a aplicar paros parciales en la producción o, incluso, el cierre de fábricas en los próximos meses.

Sin embargo, el transporte elegido (el aéreo) ha aumentado considerablemente los costes, además de presentar otros problemas que con el traslado de piezas en barco desde Japón no se originaban, como la falta de puntualidad, la complicada burocracia y permisos en los aeropuertos y el transporte hasta las propias factorías.

Estos acuerdos han propiciado, por ejemplo, que la planta de Nissan en Barcelona, que encaraba unas semanas difíciles por los problemas de suministro de algunos componentes, y que le hubieran llevado a reducir o parar puntualmente su producción en verano, no sufrirá alteraciones en los próximos meses, según han confirmado a ECD fuentes oficiales de la multinacional en la capital Condal.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·