Sábado 16/12/2017. Actualizado 11:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La Ciudad Financiera del Santander se ha quedado pequeña. Han levantado cerca un nuevo edificio, pero fuera del recinto, en el que van a trabajar dos mil personas más

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Solo seis años después de su inauguración, la Ciudad Financiera del Banco Santander se ha quedado pequeña. La entidad que preside Emilio Botín ha construido un nuevo edificio, aunque ya no dentro del recinto, para que en él trabajen en torno a dos mil personas más.

En marzo de 2004 se inauguró en Boadilla del Monte, muy cerca de Madrid, un espectacular complejo, al que fueron trasladados todos los servicios del banco, incluyendo el despacho del presidente, Emilio Botín, lo que permitió prescindir de buen número de edificios en la capital de España. Ocupa la superficie de 170 campos de fútbol y en su día era considerado el campus empresarial más grande del mundo.

Buen número de empleados del Santander trasladaron también su residencia familiar a zonas cercanas a la Ciudad Financiera, para así ahorrar tiempo en los traslados al trabajo.

Edificio para dos mil personas

Pues bien, el complejo de edificios ya no puede absorber las nuevas necesidades de la entidad, que, al seguir creciendo, necesita más espacio del que dispone en la hoy insuficiente Ciudad Financiera.

El Banco Santander ha construido un nuevo edificio, en el que van a trabajar a partir de ahora unas dos mil personas.

El inmueble ha sido levantado en una zona próxima a la Ciudad Financiera, pero yo no dentro de ella.

Problemas

La Ciudad Financiera sufrió algunos problemas imprevistos debido a que el arquitecto no tuvo en cuenta de modo suficiente el intenso sol que luce en una ciudad como Madrid, y en consecuencia hubo que arbitrar un costoso sistema de aislamientos para que el personal no se abrasara. Tampoco el equipo técnico del banco detectó ese falló en el proyecto inicial.

Otra dificultad tuvo que ver con los controles de seguridad para acceder a la Ciudad Financiara, porque los visitantes debían transitar por un único punto que se convirtió en un cuello de botella. Para remediarlo, se habilitó un nuevo edificio en el que los visitantes se acreditan pero no pasan de ahí. Se quedan en esas dependencias, sin entrar, y los destinatarios de la visita han desplazarse hasta allí para atenderles. Por eso, se han articulado en ese recinto numerosas salas de reuniones y salitas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·