Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La empresa de mensajería tiene como accionistas a una parte de la familia Raventós

Codorníu busca salvar la campaña de Navidad rompiendo con Unipost

Informará a proveedores y clientes de que es ajena a las decisiones de la compañía postal, registrada por ocultar el censo y material electoral para el referéndum

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Codorníu no está dispuesta a que se le relacione con el referéndum ilegal en Cataluña. En la cúpula de la empresa no se pasa por alto que las consecuencias de un boicot del resto de España tras el 1 de octubre, por la vinculación de la familia Raventós con Unipost, serían demoledoras en vísperas de la campaña de Navidad.

Botellas de Codorníu. Botellas de Codorníu.

Parte de la familia Raventós, que está al frente de la empresa familiar más antigua de España y que está dedicada al cava, es también accionista de Unipost, la empresa de mensajería privada en la que este martes la Guardia Civil incautó sobres cerrados con las notificaciones para la configuración de las mesas electorales del 1-O.

Unipost fue también la compañía que envió las notificaciones para la mesa electoral y la propaganda de la consulta del 9 de noviembre de 2014.

Presiones de última hora de la Generalitat

Hasta el pasado martes, tal y cómo se contó en ECDUnipost no había recibido ningún encargo por parte de la Generalitat. Así lo confirmaban fuentes de la compañía.

La búsqueda de la empresa encargada del reparto de las comunicaciones institucionales del 1-O comenzó después de que la dirección de Correos emitiese la semana pasada una circular dirigida a los directores de sus oficinas en Cataluña.

Recordaba que el referéndum está suspendido por el Tribunal Constitucional y, en consecuencia, pedía a sus empleados “abstenerse de realizar la admisión de envíos, o llevar a cabo cualquier acto, que pudiera estar relacionado con dicha consulta”.

En ámbitos próximos a Unipost denuncian que los “problemas económicos serios” de la compañía han sido aprovechados por la Generalitat para presionarle y que colaborase en el 1-O.

La empresa de mensajería atraviesa por un momento complicado. En julio presentó un concurso de acreedores, con una deuda con los bancos de 20 millones de euros y otra con Hacienda de 5,4 millones, que le ha llevado a figurar en las últimas listas de morosos del Ministerio.

Busca salvar la campaña de Navidad

Pero lo cierto es que, desde primera hora de este martes, varios usuarios de Twitter han llamado al boicot a Codorníu. “Es la bebida oficial del referéndum”, decía uno de ellos. “No entrará en mi casa por Navidad”, recogía otro. Desde entonces, el número de mensajes pidiendo no comprar espumoso de esta empresa se han sucedido en las redes sociales.

Por ello, en la cúpula de Codorníu no se oculta estos días la preocupación por las consecuencias de un posible boicot del resto de España por esta asociación infundada con el 1-O, en vísperas de la campaña de mayor consumo de cava del año.

Fuentes empresariales en Barcelona explican a El Confidencial Digital que la compañía ha consultado a diferentes agencias de publicidad y de imagen sobre cómo gestionar una posible crisis en las próximas semanas.

Algunas de las respuestas que ha recibido la empresa, según cuentan directivos del sector en Cataluña, le recomiendan no realizar un pronunciamiento a favor de la unidad de España por las comparaciones que se pudieran trazar con uno de sus principales competidores (Freixenet). Codorníu y sus máximos responsables nunca se han metido en política.

Pero sí le aconsejan concentrar los esfuerzos en identificar y distinguir a los diferentes miembros que conforman la familia Raventós para demostrar que Codorníu nada tiene que ver con las decisiones empresariales que toma Unipost.

Contactos con proveedores y clientes

Según las fuentes consultadas, el primer movimiento de la dirección de la compañía será dejar claro a sus empleados que Codorníu es completamente ajeno a las actividades emprendidas por la empresa de mensajería Unipost.

También se solicitará a los trabajadores que difundan este mensaje, especialmente entre sus clientes y proveedores. Les insistirán en que Codorníu y Unipost son dos compañías totalmente distintas”.

Codorníu se desvincula de inmediato del 1-O

Codorníu se apresuró este mismo martes a negar en un comunicado que tenga vinculación con Unipost y cualquier otra participación con el proceso soberanista.

Asegura que ninguna de las empresas que forman el grupo ha participado ni participa en la distribución de propaganda, notificaciones para las mesas electorales, ni en general en el proceso soberanista. Los propietarios de Unipost no están en ningún consejo ni órgano directivo de Codorníu.

Según el comunicado, Unipost no es una sociedad del Grupo Codorníu y éste no tiene participación alguna en la misma.

Puntualizó que el hecho de que unos accionistas minoritarios de este grupo, que no trabajan en la empresa, tengan a título individual acciones de Unipost “no supone que el Grupo Codorníu participe ni directa ni indirectamente en la toma de decisiones de Unipost”.

Por último, explicaron que la semana pasada interpusieron una denuncia por delito de calumnias ante la Unidad de Delitos Económicos (UDEF) de la Policía Nacional por difusión en Internet de varias noticias falsas y calumniosas que la vinculaban con el proceso soberanista.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·