Viernes 20/10/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Lucha contra el fraude

Delatores fiscales. Hacienda ha puesto en marcha 2.000 inspecciones a partir de chivatazos anónimos

Las denuncias a la Agencia Tributaria se han disparado: en 2013 han crecido un 35% respecto al año anterior

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Crecen los delatores anónimos que denuncian por fraude fiscal a empresas y particulares ante la Inspección de Hacienda. Estas alertas han provocado la puesta en marcha de más de 2.000 inspecciones contra el fraude fiscal en España durante el último ejercicio.

El ministro Cristóbal Montoro durante un pleno en el Senado. El ministro Cristóbal Montoro durante un pleno en el Senado.

Según ha sabido El Confidencial Digital, de fuentes próximas a la Inspección, el número de denuncias por fraude fiscal remitidas por particulares a la Agencia Tributaria, y que han terminado desencadenando una inspección, han crecido en 2013 alrededor de un 35% respecto al ejercicio anterior.

Concretamente, se activaron aproximadamente 2.000 inspecciones a partir de estos delatores anónimos, frente a las 1.200 que se iniciaron en 2012.

Las fuentes de la Agencia Tributaria confirman a ECD que la tendencia es creciente, si se tiene en cuenta que estas denuncias se situaban en el entorno de las 620 en 2010, y que no llegaron a 800 en 2011.

Denuncia a través de carta anónima

Según altos cargos de Hacienda conocedoras del proceso, la mayoría de estas denuncias llegan a la Inspección por correo, a través de una carta anónima de un delator particular.

En la misiva suelen aportar pistas suficientes que permiten a los técnicos fiscales activar una investigación sobre el fraude que está cometiendo un determinado contribuyente.

Que se pague a confidentes

Recientemente, la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) ha reclamado a la Agencia Tributaria que implante el sistema de pago a confidentes.

El cuerpo de técnicos tributarios considera que el organismo debería disponer de fondos para dedicar al pago de informaciones confidenciales de las que se deriven el afloramiento o recuperación de cuotas defraudadas.

Se trataría, afirman los inspectores, de una figura similar a la que utiliza el ministerio del Interior para la Policía o Guardia Civil.

Despedidos que se ‘vengan’ de los ERE

Según las fuentes consultadas, uno de los perfiles más activos en la denuncia de fraudes fiscales y laborales ante la Agencia Tributaria está siendo el de personas afectadas por un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

Explican, concretamente, el caso de empleados que han tenido puestos de responsabilidad en la contabilidad de una empresa, de la que se han visto forzados a salir por la crisis, que poseen información privilegiada y se aprovechan de eso para vengarse por el despido.

Muchas compañías no toman medidas previas, ni modifican las claves de sus archivos informáticos, lo que permite a estos ex trabajadores ‘delatar’ a la empresa ante Hacienda, por ejemplo, por la existencia de una contabilidad B. Es, precisamente, el caso que más se repite, según destacan las fuentes consultadas.

Negocios competidores en una misma zona

Además, tal y cómo se contó ya en ECD, otro perfil de demandante que ha descubierto la Agencia Tributaria en los últimos meses, y del que se está aprovechando, es el de propietarios de negocios que compiten en una misma zona.

Están recibiendo numerosas denuncias de pequeños empresarios y autónomos, que ‘delatan’ las prácticas irregulares de negocios competidores.

Los ‘chivatazos’ se relacionan con la caída del consumo, que está llevando a la asfixia financiera a estos negocios. Buscan eliminar competencia denunciando un presunto fraude.

También las rencillas y enfrentamientos entre particulares han disparado las denuncias por fraude fiscal a Hacienda. Se producen, por ejemplo, entre vecinos o incluso familiares que no mantienen una buena relación.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·