Sábado 16/12/2017. Actualizado 11:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Se va a distribuir antes del referéndum del 1-O

Empresarios catalanes explican en un informe las ventajas económicas de una Cataluña independiente

Aseguran que el déficit fiscal con el conjunto de España destruye 250.000 empleos, que la electricidad sería un 60% más barata y que se crearían 70.000 puestos de funcionario

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los independentistas van a intensificar su campaña a lo largo de septiembre para que una mayoría de catalanes acudan el 1 de octubre a votar en el referéndum de secesión que promueve la Generalitat. Para convencerles de que además voten a favor de la independencia han elaborado un informe con las razones económicas para optar por el “sí” a un estado catalán.

Papeleta y votación para la consulta independentista del 9 de noviembre. Papeleta y votación para la consulta independentista del 9 de noviembre.

El Confidencial Digital ha podido confirmar que en los próximos días el Cercle Catalá de Negocis comenzará a repartir por Cataluña un informe de unas 140 páginas con un título muy descriptivo de sus intenciones: “Razones para el sí para indepes que todavía no saben que lo son”.

El Cercle Catalá de Negocis es una patronal que agrupa a empresarios catalanes decididamente favorables a la independencia. No sólo no temen la secesión -contra la que alertan, por ejemplo, desde Foment del Treball-, sino que aseguran que la creación de un estado catalán independiente conllevaría beneficios económicos y para las empresas de Cataluña.

Fuentes de esta asociación empresarial explican a ECD que su servicio de estudios, formado por economistas y técnicos en distintos ámbitos, ha sido el encargado de elaborar un informe a fondo que trata de aportar argumentos a favor de la independencia. Y llega justo en las semanas previas al referéndum sobre la ruptura con España que pretende celebrar el gobierno de Carles Puigdemont el domingo 1 de octubre.

Repartirán el informe por Cataluña hasta el 1-O

El documento elaborado va a ser distribuido en formato físico a lo largo del mes de septiembre. Actualmente está en imprenta: la primera edición tendrá 2.000 ejemplares en catalán y algo más de un millar en castellano.

La idea del Cercle Catalá de Negocis es organizar actos por toda Cataluña antes del 1 de octubre en los que presentará este informe y además repartirá ejemplares de su estudio, bien impresos, bien en formato digital.

Además, esta patronal está en contacto con asociaciones independentistas como la Assemblea Nacional Catalana (ANC) para aumentar la difusión de este argumentario económico. Y es que consideran que es un estudio de gran trascendencia para la campaña del referéndum de secesión para el 1-O: de hecho, van a tratar de que circule sobre todo entre las capas de la población catalana “más impermeables a los argumentos del soberanismo o más vulnerables al discurso del miedo”, es decir, quienes no votarían “sí” a la secesión por temor a que una Cataluña independiente no fuera viable económicamente.

España, un barco que se hunde”

La tesis principal de los empresarios independentistas del Cercle Catalá de Negocis es que España es un barco que se está hundiendo y que es cuestión de supervivencia para Cataluña el soltarse y no hundirse junto con ese “barco español”.

Este informe que se va a distribuir en la campaña por el “sí” a la independencia, al que ha tenido acceso ECD, repasa principalmente la arquitectura del Estado español, en el que aseguran que se margina y se ha marginado históricamente a los catalanes; su estructura económica; sus debilidades sistémicas; y cuestiones concretas como el déficit fiscal de Cataluña, el rescate bancario, los desahucios, las infraestructuras, las pensiones... Todo el análisis bajo la óptica de que lo inviable es continuar en España, y de que Cataluña saldría ganando con la ruptura.

-- Déficit fiscal: el Cercle Catalá de Negocis remarca que no se opone a la solidaridad interterritorial, sino al expolio. “Y esto es una relación casi colonial”, denuncian desde esta asociación de empresarios. En el informe que van a distribuir para convencer a los indecisos hacia el “sí” a la secesión señalan que cada año Cataluña entrega el 8,7% de su PIB al resto de España, unos 16.000 millones de euros que conllevan que no se creen unos 250.000 empleos en Cataluña.

Critican también que con la nivelación interterritorial, según sus datos, los extremeños acaban por encima de los catalanes en nivel medio de riqueza. Además, remarcan que con la crisis la vulnerabilidad social se ha disparado en Cataluña, mucho más que en Extremadura, donde un importante porcentaje de los habitantes son funcionarios. Y añaden que pese a todo el dinero que Cataluña habría entregado a lo largo de décadas, regiones como Andalucía y Extremadura continúan muy atrás en nivel de desarrollo, y con un altísimo nivel de economía sumergida que si se eliminara se evitaría el “expolio” a Cataluña: “Al final tenemos la sensación de que a los catalanes nos están tomando el pelo”.

-- Energía más barata: desde el Cercle Catalá de Negocis indican que este es uno de los aspectos menos analizados pero que supone un claro agravio a Cataluña. En su informe, esta patronal señala que la energía eléctrica industrial cuesta a las empresas catalanas una media de 32 euros el megavatio por hora, mientras que en el País Vasco era de 26 y se ha bajado a 14, como Madrid; es decir, menos de la mitad.

De ahí que propongan la desconexión con el conjunto de España. En caso de independencia, aseguran que será Cataluña quien exporte energía al resto de España; se obligaría a las eléctricas como Endesa a tener la sede en Cataluña y cumplir el decreto de pobreza energética; y, lo que es más importante, “el coste de la electricidad podría ser un 60% menor”.

-- Pensiones aseguradas: sobre este asunto, uno de los más debatidos en el proceso independentista, la patronal independentista traslada el mensaje de que el Estado español ha agotado el fondo de reserva de las pensiones, que tenía 65.000 millones de euros en 2011. “La Seguridad Social está en quiebra”, proclaman, y añaden que si bien el sistema de pensiones sería deficitario en Cataluña, se garantizaría de forma más sencilla que en otras comunidades, con un déficit de 33 euros por habitante frente a los más de mil de Asturias.

-- Más empleo público: una de las quejas más ampliamente detalladas en este informe es la de que los catalanes mantienen a un nutrido grupo de instituciones con sede en Madrid. Con la independencia, dejarían de pagar a unos 145.000 funcionarios que trabajan en la capital, y se podrían crear 70.000 puestos de funcionarios para la nueva administración del “estado catalán” que vivirían, consumirían y cotizarían en Cataluña.

-- Rescate bancario: uno de los flancos por los que más ataca el Cercle Catalá de Negocis a España es por el coste del rescate a los bancos. Critica duramente que España no ha recuperado las ayudas al sistema financiero, mientras que Reino Unido, Islandia, Holanda y Alemania sí las han recuperado, incluso con intereses. Y destaca que la concentración bancaria está perjudicando a los catalanes: BBVA absorbió Catalunya Caixa y pasó a que el 35% de sus depósitos en España sean de clientes catalanes, pero sin embargo sólo concede el 10% de los créditos en esta comunidad.

-- Infraestructuras y otros ámbitos: el estudio dirigido a captar votantes para el “sí” a la independencia en el referéndum del 1 de octubre se detalla con mapas y gráficos la queja de que el Estado invierte sólo pensando en Madrid y en los intereses de algunas grandes empresas, con una visión centralista y radial de España. También denuncia que el efecto capital se lleva a Madrid sedes de empresas que en una Cataluña independiente tendrían que trasladarse o abrir sedes en Barcelona u otras ciudades catalanas.

-- Desahucios: el capítulo lleva como subtítulo “Un instrumento de ingeniería social al servicio de la unidad de España”. Y es que el mensaje que desliza de forma clara que los poderes españoles han concentrado los desahucios en Cataluña (el 32%, cuando sólo tiene el 16% de la población de toda España) para generar un malestar social entre las clases bajas de Cataluña y que así éstas, en pleno proceso independentista, pasaran a votar a la “nueva izquierda” de Podemos y Ada Colau y se abriera así una vía de agua al soberanismo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·