Sábado 26/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Florentino Pérez se queda solo en ACS con su asalto a Iberdrola. Reuniones discretas de los March y los Albertos con Ignacio Sánchez Galán para firmar la paz

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Florentino Pérez se queda sin apoyos en ACS para su asalto a Iberdrola. La familia March y los Albertos están tendiendo puentes con la cúpula de la eléctrica con el objetivo de reconducir la situación entre ambas compañías y poner fin a la batalla que el presidente del Real Madrid mantiene para intentar tomar el control de la compañía. Quieren firmar la paz.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes del sector, Florentino Pérez ha colmado la paciencia de los dos máximos accionistas de la constructora, la familia March (18,3%) y los primos Alberto Cortina y Alberto Alcocer (13,86%).

Y el malestar con el presidente del Real Madrid tiene que ver con la batalla que desde hace tres años mantiene por hacerse con Iberdrola. En el entorno de los máximos accionistas llegan a asegurar que “están ya hartos” del conflicto que Pérez tiene abierto con Ignacio Sánchez Galán.

Acercamiento a Sánchez Galán

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD revelan que Los March y Los Albertos han mantenido ya los primeros contactos con altos directivos de la eléctrica, en los que también ha participado el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

Su intención es desmarcarse de la batalla personal que mantiene Florentino Pérez por conseguir el control de la compañía y llegar a un acuerdo amistoso para firmar la paz. Así se lo han hecho saber a los directivos de Iberdrola, con los que se han visto en los últimos días en encuentros muy discretos, donde también se han comprometido a no salir totalmente del capital de la empresa.

Un aspecto que han valorado positivamente en la eléctrica porque, en caso contrario, se convertiría en una compañía fácilmente ‘opable’, es decir, al alcance de compra de importantes empresas extranjeras del sector.

Mientras, el presidente de ACS está radicalmente en contra de esta operación encabezada por los máximos accionistas. Considera que la estrategia de acercamiento a Iberdrola y la renuncia a un sillón en el consejo supone reconocer que Ignacio Sánchez Galán ha ganado la partida. Y no está dispuesto a ello.

Iberdrola arrastra a ACS a pérdidas millonarias

Según las fuentes consultadas, los máximos accionistas de ACS son conscientes de que gran parte de la deuda de la constructora no tiene origen en el negocio básico de la empresa, es decir, la actividad de construcción y servicios, sino que está ligada a sus grandes inversiones en otras sociedades, como Iberdrola.

Los primeros nueve meses de este año han arrojado ya unas pérdidas de 1.099 millones de euros en las cuentas de ACS, frente al beneficio de 739 millones logrado en el mismo periodo del año anterior, debido al impacto negativo de las operaciones realizadas en la eléctrica que preside Sánchez Galán.

La eléctrica no puede ser objetivo vitalicio

Las fuentes consultadas explican a este diario que los March y los Albertos han hecho saber a Florentino Pérez que Iberdrola no puede ser objetivo vitalicio para ACS. Incluso, le han trasladado que lo conveniente ahora sería reducir su exposición en las inversiones financieras en las que no mantiene el control, como ocurre, precisamente, con Iberdrola.

Y que, a pesar de que, hasta hace unos meses, han sido fieles a las tesis del presidente del Real Madrid en sus movimientos para intentar el control de la eléctrica, en este momento lo que urge es reducir la deuda de casi 10.000 millones que arrastra la compañía. Y continuar apoyando el ‘asalto’ viene, por tanto, condicionado por rebajar esa cifra, le han transmitido a Pérez.

Los principales accionistas de ACS también le han apremiado para que desinvierta en activos no estratégicos, con el fin de reducir la abultada deuda de la compañía. Exigen más enajenaciones, además de las que ya se han hecho, aunque éstas llegan con cuentagotas porque el mercado apenas se mueve o exige vender demasiado barato.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·