Miércoles 17/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Durante una cena en Moncloa

Rajoy frena a los ‘optimistas’ Luis de Guindos, Cristóbal Montoro y Fátima Báñez

Les ha pedido que no sean excesivamente triunfalistas sobre la bajada del paro porque hay más de 2 millones de desempleados sin perspectivas todavía de encontrar trabajo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy prefiere ser más que prudente ante los datos del paro. Todo ello, a pesar de la importante reducción que se registró en diciembre y a cierre de 2013. La razón no es otra que no generar demasiadas expectativas a varios sectores de la población a los que todavía va a tardar meses en llegar la recuperación del empleo.

Reunión de la cúpula económica del Gobierno. Reunión de la cúpula económica del Gobierno.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes próximas al presidente, Rajoy quiere que el mensaje cale, sobre todo, en los ministros de la cúpula económica: Luis de Guindos (Economía), Cristóbal Montoro (Hacienda) y la titular del ramo, Fátima Báñez (Empleo).

Rebajar la euforia sobre el paro

Ellos son los responsables de ir haciendo llegar a los ciudadanos la mejora de las perspectivas económicas del país. Pero en el tema del paro, el presidente tiene claro que no hay que generar altas expectativas.

Por ello, ha pedido a sus ministros no ser excesivamente triunfalistas y rebajar la euforia sobre la evolución del desempleo.

Lo hizo durante una cena navideña con la que agasajó a todos los miembros del Gobierno y sus cónyuges el pasado 20 diciembre en el Palacio de la Moncloa.

Ese día, Rajoy ya conocía un adelanto de los buenos datos de paro de diciembre y a cierre de 2013. Era el momento, por tanto, de hacer un llamamiento a la calma a su equipo económico.

La reflexión en privado de Rajoy

Según las fuentes consultadas, el presidente no es ajeno a que todavía quedan 4,7 millones de desempleados registrados en las listas del INEM, más de 1,8 millones mayores de 45 años sin trabajo, miles de familias con todos sus miembros sin empleo y que el 50% de los jóvenes está en paro.

Esta reflexión es la que le ha llevado a concluir que de ser extremadamente optimista, estos colectivos en apuros podrían considerar que “el Gobierno ya no está con ellos” y los datos positivos de paro que se van conociendo incluso podrían volverse en contra del Ejecutivo.

Rajoy es algo más optimista en privado en el caso de los más jóvenes: prevé que el paro pueda reducirse considerablemente en este segmento en unos tres años.

Pero la situación la dibuja mucho más complicada para los mayores de 45 años: no se les ve una salida fácil a corto plazo. El desempleo en este tramo de la población se ha multiplicado por cuatro desde que empezó la crisis.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··