Lunes 20/11/2017. Actualizado 08:58h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Hacienda ha enviado cartas a 100.000 inquilinos exigiéndoles que ingresen el alquiler en la Agencia Tributaria en vez de pagar a los propietarios que tienen deudas con el fisco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hacienda ha entrado de lleno en el mercado inmobiliario. En las últimas semanas, ha comunicado hasta casi 100.000 españoles que viven en pisos de alquiler que deben comenzar a ingresar las mensualidades que pagan a sus caseros en una cuenta de la Agencia Tributaria. La razón: los propietarios de las viviendas en las que residen tienen deudas contraídas con el fisco.

Según ha podido saber El Confidencial Digital de personas que han recibido esta notificación, en la carta se informa al inquilino de que tiene que dejar de pagar el alquiler a sus caseros para proceder a ingresarlo en la Agencia Tributaria en el plazo de diez días, y su nombre figura, expresamente, como obligado al pago.

También se les comunica, posteriormente, por qué se le solicita ese pago. En realidad, es el propietario del inmueble en el que viven el que tiene deudas con la Agencia Tributaria, y se ha decidido embargarle el importe de los alquileres que le pagan sus inquilinos.

Según expertos fiscales, la actuación que lleva a cabo Hacienda es hacer valer su posición dominante para adelantarse a los caseros en el cobro de las mensualidades a sus inquilinos, y saldar por esta vía las deudas del propietario con el fisco.

Sin embargo, también advierten de que el embargo de los alquileres por parte de la Agencia Tributaria conlleva una importante desventaja para los ocupantes de la vivienda.

Hacienda se queda con las mensualidades, pero no contrae obligaciones con los inquilinos para mantener el inmueble en condiciones, ni para arreglar los desperfectos que se generen. Un aspecto que sigue quedando, a pesar de todo, en el tejado del propietario.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·