Martes 24/10/2017. Actualizado 12:56h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El proceso se complica si aparecen billetes de 500 euros

‘Impuestazo’ de Hacienda por reingresar en el banco el dinero guardado debajo del colchón

Clientes que retiraron efectivo por la incertidumbre económica están teniendo que pagar un gravamen de hasta el 50% al no poder ahora justificar su origen

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los españoles que, por la situación de incertidumbre económica que vivió el país tiempo atrás o por cualquier otra razón, retiraron dinero del banco para guardarlo en casa o en cajas de seguridad, se están encontrando ahora con un grave problema con Hacienda a la hora de intentar reingresar el efectivo en su entidad financiera.

Billetes de 500 euros. Billetes de 500 euros.

Según confirman a El Confidencial Digital fuentes de la Inspección de Hacienda, coincidiendo con la mejoría de la situación económica, se está registrando un incremento significativo de intentos de reingresar en los bancos cantidades importantes de dinero que fueron retiradas tiempo atrás. Por motivos muy diversos.

Advierten de que, si ese dinero ha permanecido más de un año oculto, fuera del circuito bancario, la Agencia Tributaria está obligada a investigar su procedencia. Al aparecer de nuevo, exige tributar sobre esa cantidad en el Impuesto sobre la Renta como una “ganancia patrimonial no justificada”.

Es necesario demostrar el origen del dinero

Se están produciendo casos singulares. A pesar de que el contribuyente argumente ante Hacienda que ese dinero es el mismo que retiró del banco tiempo atrás, debe estar condiciones de demostrarlo de forma fehaciente. No está siendo suficiente con presentar, por ejemplo, un certificado emitido por la entidad bancaria en su momento cuando se retiró el efectivo.

Según las fuentes consultadas por ECD, la Agencia Tributaria está respondiendo a los afectados que “no tiene por qué creerse que el dinero que se retira del banco en un momento dado es el mismo que se ingresa al cabo del tiempo”.

Y les avisa de que cualquier persona que ingresa dinero en una cuenta bancaria tiene que poder acreditar su origen en ese momento.

Impone un gravamen de hasta un 50%

Los técnicos de Hacienda explican que el efectivo que se retiró tiempo atrás (ahorros procedentes de rentas declaradas o de herencias) se pudo gastar en cualquier otro concepto o se extravió, y que el que ahora se ingresa se corresponde con rentas no declaradas.

Se considera, además, que la carga probatoria del origen del dinero ingresado en cuenta, demostrar que se trata del mismo retirado, corre a cuenta del contribuyente. En caso contrario, dictaminará que el dinero reingresado supone una ganancia patrimonial no justificada sujeta al IRPF con un gravamen de hasta un 50%.

Alerta a Hacienda de cambios sospechosos

Pero el proceso se complica aún más, si en el intento de reingreso aparecen billetes de 500 euros. Las normas contra el blanqueo de capitales obligan a las entidades financieras a dar cuenta a la Agencia Tributaria de cualquier operación en billetes de 500 que supere los 3.000 euros.

Además, hay que tener en cuenta que el anuncio del Banco Central Europeo (BCE) sobre la eliminación de este billete está provocando inquietud entre sus propietarios, que llevan desde la pasada primavera tratando de sacarlos de debajo del colchón sin dejar rastro.

Tal y como se contó en ECD el pasado mes de mayo, la actividad en las ventanillas de las sucursales se ha multiplicado en los últimos tres meses. En las entidades reconocen que se estaba produciendo un repunte en este tipo de operaciones de canje.

Al no existir un deber de alertar sobre operaciones inferiores a los 3.000 euros, los clientes han comenzado a cambiar los billetes de 500 por otros de menor tamaño en distintos bancos, e incluso en diferentes sucursales de una misma entidad.

También se están dando situaciones en las que la cantidad a canjear se repartía entre los miembros de una familia, de forma que cada operación es realizada por una persona diferente.

Sin embargo, ante estos movimientos sospechosos, la mayoría de bancos están recordando a las sucursales la obligatoriedad de registrar cualquier operación de los clientes que utilicen billetes de 500. Aunque no lleguen a los 3.000 euros. Así lo confirman a este confidencial varias entidades españolas.

Su utilización ha resultado una práctica extendida durante la crisis cuando la economía sumergida coexiste con las actividades declaradas. Gran parte de estos billetes han permanecido depositados también en cajas fuertes privadas en los propios domicilios y en cajas de seguridad de los bancos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·