Martes 12/12/2017. Actualizado 10:11h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Mariano Rajoy lleva meses buscando un ‘Rodrigo Rato bis’ para vicepresidente económico y no lo encuentra

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Rajoy lleva tiempo buscando un vicepresidente económico, entre otras cosas para dar respuesta a las reclamaciones de Bruselas de que exista un único interlocutor con la UE y que tenga plenos poderes, no como ahora. Su idea es buscar una persona con un perfil muy alto, similar a lo que en su día fue Rodrigo Rato en el Gobierno de José María Aznar, pero no lo encuentra.

Según ha sabido El Confidencial Digital, de fuentes con acceso al Palacio de la Moncloa, Rajoy está considerando seriamente dar con un candidato así, un ‘súper vicepresidente económico’, con vistas a su primera crisis de Gobierno, que en principio no abordará antes de 2014. Todo indica que procederá a la remodelación ministerial unos meses antes de las elecciones europeas de mayo próximo.

No encuentra una persona con peso

En esa línea, el presidente del Gobierno ha realizado incluso alguna gestión para dar con un ‘Rodrigo Rato bis’ como vicepresidente económico.

Sin embargo, personas que conocen a Rajoy y tratan con él explican que el presidente tiene muchas dudas en estos momentos: no encuentra a nadie con un peso específico tan fuerte como lo que representó en su día Rato con Aznar, o Enrique Fuentes Quintana durante el primer Gobierno de Adolfo Suárez.

Presentar una única voz en Europa

Según las fuentes consultadas por ECD, Mariano Rajoy no pasa por alto que Europa lleva tiempo reclamando una sola voz en los asuntos relacionados con la política económica de España. Entre los socios europeos siempre se ve con desconfianza la bicefalia existente entre Luis de Guindos (Economía) y Cristóbal Montoro (Hacienda).

Se echa en falta poder negociar los asuntos fundamentales que afectan a España con un vicepresidente económico como único interlocutor y con mando, sin tener que depender el uno del otro. En ocasiones, cuando De Guindos ha hablado en los foros comunitarios, ha tenido que escuchar la pregunta de si su colega de Hacienda opinaba lo mismo o estaba en contra.

Rajoy considera que ahora es uno de los momentos más oportunos para ese cambio, con las reformas pendientes de Bruselas en el horizonte.

El enfrentamiento Guindos-Montoro

Otro de los aspectos que el presidente del Gobierno tiene en cuenta es la difícil coexistencia entre los dos ministros económicos, Luis de Guindos y Cristóbal Montoro.

Tal y cómo se ha contado en este confidencial, la ausencia de un mando único al frente de la política económica se deja notar demasiado dentro del Gobierno y hacia afuera, lo cual genera todavía -después de casi año y medio- continuos choques entre ambos.

Luis de Guindos no está de acuerdo con buen número de decisiones que toma su ‘compañero’ Montoro. El titular de Hacienda es el cerebro de las medidas de ajuste de carácter económico que ha tomado el Gobierno y que, por tanto, han marcado también al ministerio de Economía.

Mientras, Montoro considera que a él le corresponde, como responsable de Hacienda y Administraciones Públicas, evaluar el impacto presupuestario de todas las medidas económicas que pueda adoptar el Gobierno y que se debaten en el Consejo de Ministros.

Pacificar la Comisión Delegada

Mariano Rajoy decidió reservarse la presidencia de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos, evitando así tener que decantarse por Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, o por Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad.

Sin embargo, en ausencia de Rajoy, ha sido el titular de Hacienda el encargado de presidir formalmente el grupo de trabajo, algo que a partir de ahora no ocurrirá porque el presidente ha decidido que la encabece Sáenz de Santamaría los jueves que falte él. Sáenz de Santamaría ya asistía a las reuniones de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos.

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que el presidente, no sólo busca con este movimiento que Soraya Sáenz de Santamaría coordine a partir de ahora todos los mensajes económicos, sino también apaciguar las discrepancias entre los dos ministros del ramo.

Sáenz de Santamaría está sobrepasada

Rajoy también le da vueltas a que es posible que Soraya Sáenz de Santamaría no pueda hacer frente a todas sus responsabilidades durante mucho tiempo, porque ya está sobrecargada de trabajo.

Sustenta los cargos de la vicepresidencia del Gobierno, la portavocía del mismo, el ministerio de la Presidencia, la responsabilidad del CNI, del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales y las Relaciones con las Cortes…

Qué hacer con Cristóbal Montoro

Otro de los problemas que se le abren a Rajoy, según las fuentes consultadas, es dónde colocar a Cristóbal Montoro, si encuentra ese ‘Rodrigo Rato bis’ para vicepresidente económico que asuma el mando.

Se ha publicado que el ministro de Hacienda ha insinuado en los últimos días en un foro empresarial que “su etapa política está a punto de acabar”, un extremo que sin embargo se han apresurado a desmentir rápidamente desde su departamento.

El presidente confía plenamente en Montoro, de quien valora el enorme trabajo que ha hecho en los últimos meses con el ajuste presupuestario para corregir el déficit excesivo.

Todo ello, a pesar de algunas polémicas innecesarias en las que se ha visto envuelto, la aprobación de medidas muy antipopulares como la amnistía fiscal, o su actitud desafiante en algunas ocasiones, como por ejemplo los ataques que lanzó contra los artistas que no pagan impuestos en España, e incluso aludiendo a diputados, periodistas...

El futuro de Luis de Guindos está en Bruselas

Por el contrario, el futuro de Luis de Guindos no le plantea tantos quebraderos de cabeza. Su próxima etapa se podría desarrollar en Bruselas por sus importantísimos contactos a nivel europeo, necesarios -ahora más que nunca- para el Gobierno.

De hecho, el propio De Guindos ya ha comentado en alguna ocasión que no vería con malos ojos trabajar para el partido en Europa. Incluso, optar a un puesto importante en alguna de las altas instituciones europeas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··