Lunes 23/10/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Buscan alternativas en los municipios cercanos

Medio centenar de hoteles paralizados en Barcelona por la moratoria de Ada Colau

Grupos inversores han renunciado a instalarse en la capital catalana porque no están dispuestos a esperar un año. Los proyectos aparcados suman 3.500 habitaciones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una de las primeras decisiones de Ada Colau tras ser investida alcaldesa de Barcelona fue paralizar la concesión de licencias a cualquier tipo de alojamiento turístico, para frenar lo que su candidatura, Barcelona En Comú, considera un modelo “insostenible” que perjudica a los vecinos de la ciudad.


La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

La alcaldesa justificó la decisión en la necesidad de regular el turismo, que en algunos barrios, sobre todo por los apartamentos que se alquilan de forma ilegal, está provocando quejas de los barceloneses.

Sin embargo, la moratoria de un año a estos alojamientos afecta también a los hoteles que se iban a instalar en la capital de Cataluña. Algunos de ellos eran  proyectos de gran envergadura, como el que se iba a poner en marcha en la antigua sede del Deutsche Bank, en la esquina del Paseo de Gracia con la Avenida Diagonal.

Proyectos paralizados

El Confidencial Digital ha podido saber, de fuentes del sector hotelero, que la moratoria, que lleva en vigor ya dos meses, ha provocado la paralización de más de 45 proyectos hoteleros.

En este medio centenar de hoteles que se iban a abrir en Barcelona y que ahora han quedado congelados se incluyen, en primer lugar, los 28 que estaban tramitando la licencia en el momento en que Ada Colau tomó la decisión de paralizar los permisos municipales a nuevos hoteles. También había algunos que contaban hasta con la calificación urbanística favorable para empezar a construir o remodelar edificios.

Pero, además, en estos dos meses de moratoria municipal se han ido paralizando otros proyectos que estaban en fases anteriores. Fuentes del sector revelan a ECD que se conocen al menos 45 proyectos que han quedado en suspenso. Se trata de hoteles de distinto tamaño que, de ponerse en marcha, sumarían 3.500 habitaciones.

Hay otros inversores que, aunque aún no habían pedido la licencia al ayuntamiento, tenían planes más o menos cerrados para poner en marcha en Barcelona negocios hoteleros, o que en este tiempo se han dirigido a propietarios de edificios para sondear la posibilidad de poner en marcha un hotel en la ciudad, que ocupa el puesto 25º de las más visitadas del mundo.

Buena parte de los grupos empresariales que se habían fijado en la Ciudad Condal para abrir un establecimiento hotelero, y que ahora se han encontrado con que durante al menos un año no podrán hacerlo, han decidido renunciar a sus proyectos. “Dicen que no están dispuestos a esperar un año en Barcelona”, explican directivos de otros hoteles que han recibido consultas de estos inversores.

Además de que la moratoria durará un año, en el que no se va a permitir abrir nuevo hoteles, los inversores que han tirado la toalla también porque, según explican, no van a aguantar la “inseguridad jurídica y económica” que prevén en la capital catalana. Afirman que, si ahora se ha aprobado una moratoria por un año, cuando ésta venza pueden encontrarse con otro nueva decisión del ayuntamiento contraria a sus intereses.

Alternativas en otras poblaciones

En las últimas semanas se están produciendo contactos y reuniones entre inversores, muchos de ellos extranjeros, y directivos des hoteles ya existentes y de las patronales de alojamientos para conocer de primera mano qué perspectivas de futuro tiene el sector.

Las respuestas de los hoteleros de Barcelona no son muy esperanzadoras y, vista la decisión del gobierno municipal de Ada Colau de suspender los permisos, están recomendando en la mayoría de los casos que busquen opciones en otras poblaciones.

De hecho, algunas organizaciones empresariales han iniciado contactos con los ayuntamientos de municipios próximos a Barcelona, como LHospitalet de Llobregat y Badalona, donde por el momento no se ha planteado una prohibición como la aprobada por Colau. El objetivo es sondear la posibilidad de que estos municipios puedan ser una alternativa viable para ubicar allí hoteles destinados a turistas que visitan Barcelona.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·