Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Miguel Martín (AEB) propone para España una ‘devaluación interna’, aunque sea muy dolorosa: rebajar precios y salarios para así competir con Alemania

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Santander (Miguel Cifuentes). A la hora de afrontar la crisis, España tiene pocas opciones. Y, entre ellas, la más a mano es “una devaluación interna”, o sea rebaja de precios y salarios para competir con los más aventajados, es decir, Alemania y el resto de los países centrales que ahora crecen. Es la propuesta de Miguel Martín.

El presidente de la patronal de bancos AEB, que habló en la Universidad Menéndez Pelayo, lanzó ayer esa propuesta, aunque reconoció que se trata de una opción “muy dolorosa”. Prefiere más Europa: es más global y tendrá más futuro. Eso exige que no se divida Europa en países buenos y malos, y menos que se juegue a castigar a los países con más problemas.

Miguel Martin, tiene una visión novelística de la crisis: “Estamos en la niebla”. Pero la niebla, lo mismo que viene se va. Eso es optimismo aunque no lo parezca, pero vestido de deberes bien hechos en forma de reformas y hasta el final, “porque nos tienen bajo la lupa de los mercados”. Ni de broma piensa que nos pueda pasar como a Grecia, al borde del segundo rescate, ni Irlanda o Portugal. Pero “debemos hacer los deberes”.

El presidente de la AEB tiene un discurso muy elaborado sobre la crisis financiera, pero esta vez el tiro lo elevó a los fallos de diseño de la Unión Monetaria o Eurozona. “El problema es el mal diseño. Nació sin gobernanza ni pata fiscal; hoy lo pagamos”.

Europa puede corregir esa falla dotándose de instrumentos para gestionar crisis financieras a nivel europeo. Y advirtió que, de esta crisis, “salimos todos juntos o no salimos”. Las tentaciones nacionalistas serían letales para un proyecto que ahora exige “más Europa”.

Cree que la crisis financiera en España está en gran parte superada, y las cajas van muy avanzadas en su reforma. Sin asegurar que todas saldrán reforzadas, dio a entender que casi todo el sector estará fuerte y sano en un tiempo razonable, y que “el uso de dinero público”, si se recurre a él en algún caso, será también razonable y justificado.

Personalmente cree que las cajas tienen problemas por sus propios errores, pero “se trata de de sanear el sistema financiero” y “eso justificaría el uso de dinero público”. “El problema no son las cajas sino España, pero no creo que nos rescaten”, dijo. En diez años quedarán 15 cajas/bancos y una sola patronal bancaria

Una pincelada final para las CC.AA., que “deben eliminar su déficit”, sí o sí. El banquero es rotundo: “Su trabajo es dar servicios, su déficit debe ser cero”. Con todo, cree que se ha “magnificado el problema. Pero hay que arreglarlo”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·