Sábado 17/02/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

En riesgo la feria de telefonía más importante del mundo

El Mobile World Congress abandonará Barcelona si no hay Govern en primavera

Los organizadores se han entrevistado con Ada Colau para que se implique y desbloquee la investidura de un presidente. Milán ha presentado candidatura

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Barcelona se prepara este mes para acoger su evento económico de mayor magnitud: el Mobile World Congress. Pero la edición de 2019 no termina de estar atada. A pesar de que algunas empresas han comenzado a reservar expositores, GSMA ha condicionado su permanencia en la capital Condal a la formación de un Gobierno en Cataluña.


Mobile World Congress. Mobile World Congress.

Según ha podido confirmar El Confidencial Digital en fuentes próximas a la celebración del evento, el compromiso del Mobile World Congress de mantener la sede en Barcelona, al menos hasta 2023, sólo será posible si los organizadores ven garantizado un entorno “estable y seguro” en esas próximas cinco ediciones.

En este sentido, la falta de un Gobierno en la Generalitat no es el “escenario ideal”. Este es el mensaje que el consejero delegado de la empresa organizadora, John Hoffman, ha trasladado personalmente a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una entrevista privada celebrada a principios de este mes de febrero. El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha seguido muy de cerca estos contactos.

Hoffman ha advertido a Colau de que el MWC es fruto de la coordinación entre tres administraciones: Ayuntamiento de Barcelona, Generalitat de Cataluña y Gobierno de España. Por tanto, la colaboración leal y unida es una “exigencia ineludible” para la permanencia en la ciudad del mayor congreso de móviles del mundo.

Un Gobierno en Cataluña en primavera

Según ha podido saber ECD por fuentes conocedoras de las conversaciones, uno de los mensajes más alarmantes que ha recibido Colau es la intención de GSMA de abandonar Barcelona a lo largo de la próxima primavera si no hay un “Gobierno estable y ceñido a la ley” en Cataluña.

La organización ha descargado toda la presión sobre la alcaldesa. Le ha transmitido con toda crudeza que si el independentismo se empeña en mantener la incertidumbre, GSMA optará por abandonar la capital catalana desde la edición de 2019.

Un escenario que, aseguran, tiene “enormemente inquieta” a Ada Colau. En el Gobierno también se ha recibido esa contundente advertencia, según confirman en Moncloa. “Los organizadores le han trasladado que, sin tener capacidad para influir en el Parlament, ella sí puede ejercer una influencia importante para desbloquear la actual situación”, explican.

Margen hasta el verano para un cambio de sede

La celebración de la edición de 2018 en Barcelona quedó asegurada, a pesar de las turbulencias políticas y económicas generadas por el referéndum del 1 de octubre, debido a los “elevados costes logísticos” que habría supuesto improvisar un traslado a otra sede en poco más de cuatro meses.

En la organización valoraron que, a esas alturas del año, resultaba prácticamente imposible romper los contratos firmados meses atrás y apresurarse a buscar una ubicación alternativa.

Pero la situación cambia radicalmente con respecto a 2019. GSMA está transmitiendo a las empresas participantes que han mostrado interés en adelantar la reserva de stands y alojamientos para la siguiente edición que su intención es mantenerse en Barcelona el año próximo. Una información que adelantó esta semana El Economista.

Pero se trata, por ahora, de una intención, susceptible a cambios. La organización cuenta con que dispone, por lo menos, de un margen temporal hasta el verano para comunicar a los expositores un eventual cambio de ubicación, en caso de que fuera necesario.

Con este objetivo, GSMA tiene trabajando a un equipo que monitoriza la situación en Cataluña para que “no haya inconveniente alguno de cara a la edición de 2019 y convocatorias posteriores”, explican las mismas fuentes.

Este análisis es fruto de la experiencia adquirida por la empresa organizadora en la negociación de otras ferias de estas características por todo el mundo. Una estrecha vigilancia que conoce el Gobierno y el Ayuntamiento de Barcelona: “Va a ser nuestro gran escaparate. Todo debe salir perfecto. Este año sí que nos la jugamos”, destacan.

Posibilidad de renovar el contrato año a año

Tres años antes del estallido de la deriva independentista en Cataluña, GSMA y Barcelona firmaron la renovación del contrato hasta 2023. En aquella negociación salieron derrotados otros candidatos competitivos como París y Múnich.

Pero la organización cuenta con el derecho de trasladar la feria antes de ese ejercicio, si considera que la ciudad no ofrece el “entorno estable y seguro” que precisa. Un escenario de incertidumbre que ya se abrió en 2016, cuando se celebró un huelga de transportes en Barcelona que dificultó las comunicaciones con el recinto ferial.

Según las fuentes consultadas, la actual situación de bloqueo político en Cataluña ha llevado a GSMA a otra reclamación: ahora exige una renovación del contrato año a año. No está dispuesto a comprometer el futuro del evento a largo plazo. Una condición a la que no van a poner obstáculos ni el Gobierno central, ni el Ayuntamiento de Barcelona.

Barcelona o traslado del Mobile fuera de España

La mayor preocupación en Moncloa es que un traslado a otra ciudad española no tiene ninguna posibilidad de prosperar, según ha podido saber ECD por altos ejecutivos próximos a la organización del Mobile World Congress. “Nos han dicho que les están llamando de forma insistente desde otras capitales europeas muy interesadas en albergar el evento”, avisan.

El mensaje transmitido por GSMA a altos cargos de Moncloa es que si el evento cambia de ubicación supondrá la salida definitiva de España. Argumentan que este tipo de certámenes “no se mueven apenas unos kilómetros” si se aprueba una reubicación. Lo que se hace, habitualmente, es optar por otro país.

No es un caso hipotético: GSMA se ha planteado ya varias alternativas. Así lo confirman a ECD varios altos ejecutivos en Barcelona, a quien la organización se lo ha transmitido en las últimas semanas.

Una de las capitales que ha mostrado mayor interés es Milán. Hay que recordar que el nombre de la ciudad italiana ya estuvo sobre la mesa a mediados del año 2015, cuando se encontraba en el aire la renovación del contrato con la llegada de Ada Colau a la alcaldía de Barcelona.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·