Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

España, bajo tutela presupuestaria de Europa por segunda vez

Nervios en el Gobierno: los “hombres de negro” de Bruselas vuelven en agosto

Diez inspectores designados por Pierre Moscovici desembarcarán en Madrid para recortar 1.000 millones los gastos del Estado en lo que queda de año

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los “hombres de negro”  de Bruselas vuelven a España. Después de casi tres años sin dejarse ver prácticamente por Madrid, los inspectores de la UE desembarcan de nuevo, con una misión muy concreta: garantizar el cerrojazo al gasto para lo que queda de año y aplicar drásticos ajustes en los Presupuestos de 2017. España quedará bajo tutela presupuestaria de Europa por segunda vez en cuatro años.


Cristóbal Montoro. Cristóbal Montoro

Pertenecen, concretamente, al cuerpo de inspectores de la Comisaría de Asuntos Económicos, que dirige el francés Pierre Moscovici, con amplia experiencia en elaborar programas de ayuda para países en crisis.

Instalados en el Ministerio de Hacienda

Según fuentes conocedoras de sus planes, durante su estancia en Madrid los técnicos de la Comisión Europa tienen previsto instalarse sobre todo en la sede del Ministerio de Hacienda, en el Paseo de la Castellana.

Su misión será, sin mayores rodeos, tomar las riendas de la política económica para los próximos meses. Es decir, que España quedará bajo tutela presupuestaria de Europa por segunda vez en cuatro años, tal y como ocurrió en 2012, cuando la prima de riesgo se situaba por encima de los 600 puntos.

Durante la estancia, los "hombres de negro" acudirán a otros organismos económicos y financieros, como el Ministerio de Economía, la CNMV, la Dirección General de Seguros y el Instituto Nacional de Estadística. No se descarta que se acerquen también al Palacio de la Moncloa.

Cerrojazo de 1.000 millones a gastos extra

El plan de Bruselas es evitar por todos los medios que se incremente el gasto. Y el aterrizaje de los inspectores busca garantizar que se cumpla ese objetivo.

Durante la crisis, Hacienda solía adelantar a octubre o noviembre el cierre de los presupuestos para alcanzar la meta de déficit. Pero ahora la UE ha impuesto que el cierre del ejercicio se adelante a este mes de julio, a pesar de que el Gobierno lo ha vendido como una medida propia de consolidación fiscal. Con ello le obliga a que se produzca un trasvase de déficit de este año al siguiente.

Los hombres de negro que viajarán a Madrid solo autorizarán gastar en lo que queda de año “lo mínimo considerado esencial y recogido en la Ley de Presupuestos”. De ningún modo se podrá aprobar un nuevo desembolso. Como máximo, permitirán la rúbrica, pero la factura y el consiguiente pago se remitirán ya al próximo ejercicio.

Esta situación implica que la Administración central va a dejar de abonar muchos pagos no aprobados y que no pondrá en marcha numerosas operaciones y licitaciones. En definitiva, es una iniciativa para que los ministerios no incurran en gastos no prioritarios.

“Se trata de una decisión bastante drástica. Significa el paro de la Administración central a mitad de año para conseguir al cierre un ahorro superior a los 1.000 millones”, explica a ECD una fuente conocedora de la contabilidad nacional.

La limitación de gastos no afectará a las pensiones, las prestaciones por desempleo, los gastos de personal o la deuda pública. Ni tampoco a los pagos de los compromisos ya asumidos hasta este mes, evitando así que queden facturas pendientes de abono.

Supervisarán las reuniones de Presupuestos

Según las fuentes consultadas, Bruselas exigirá una nueva senda fiscal con dos mandatos: un “presupuesto austero en otoño”, y “exámenes trimestrales” de las cuentas para controlar que, esta vez sí, el Gobierno que se forme en las próximas semanas incluye medidas efectivas.

Una situación que, tal y como sucedió hace cuatro años, condicionará las primeras decisiones del nuevo Ejecutivo y dará lugar nuevos recortes, a pesar de que los principales partidos (también PP y Ciudadanos) han anunciado en campaña que no realizarán más ajustes.

De hecho, algunos de estos técnicos europeos supervisarán también las reuniones que el Gobierno mantiene habitualmente en agosto para dar a conocer los puntos más destacados de los Presupuestos a los agentes sociales y a los partidos políticos con los que planea pactarlos más tarde en el Congreso.

La última misión inspeccionó a todos los bancos

La última gran visita de los "hombres de negro" a España se remonta a mayo de 2013. Entonces aterrizaron en Madrid con otro objetivo concreto: investigar si los bancos españoles requerían más inyecciones de capital, tras el rescate financiero que el Gobierno había solicitado un año antes.

Traían evidencias de que las entidades ocultaban morosidad en sus balances y de que no informaban al Banco de España de todos los créditos impagados. Hasta ese momento, en ninguna de sus expediciones a España habían inspeccionado las cuentas de otras entidades que no fueran las que habían recibido los 40.000 millones del rescate financiero, es decir, Bankia, NovaGalicia, Catalunya Caixa y Banco de Valencia.

Desde entonces, las misiones de la UE se han limitado a dos visitas al año casi rutinarias para supervisar la evolución de estas entidades nacionalizadas.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·