Lunes 22/01/2018. Actualizado 14:27h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Rajoy está negociando con Obama un ‘plan B’ para ahorrarse el rescate de España por el BCE al que se resiste Merkel: un crédito del FMI de hasta 40.000 millones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Conversaciones Rajoy-Obama. El Gobierno está negociando con Estados Unidos un 'plan B' para esquivar el rescate por parte del BCE. La solución pasaría por tener disponible un crédito del FMI, de hasta 40.000 millones, que España podría utilizar para cubrir necesidades urgentes de financiación.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes del Gobierno, el plan de Rajoy pasa por negociar un préstamo con el Fondo Monetario Internacional aprovechando las líneas preventivas de crédito del organismo que dirige Christine Lagarde, y de esta forma evitar un rescate de España a través del BCE.

El crédito, que podría alcanzar hasta los 40.000 millones de euros, permitiría al Gobierno disponer de dinero para cubrir sus necesidades urgentes e inmediatas de financiación si se produce un empeoramiento imprevisto de la situación económica, y prevenir así cualquier crisis de liquidez.

Línea directa con Obama

Según las fuentes consultadas por ECD, las últimas declaraciones de Barack Obama asegurando que “no se puede dejar caer a España” han llevado al ministro de Economía, Luis de Guindos, a entablar conversaciones, al más alto nivel, con el equipo del presidente de Estados Unidos para conseguir cerrar esa ayuda.

También está volcado en estas negociaciones con la Casa Blanca el director de la Oficina Económica de Moncloa, Álvaro Nadal.

En el equipo económico del presidente del Gobierno se asegura que el FMI va a aceptar la propuesta de Mariano Rajoy porque Estados Unidos (que tiene el 18% de las acciones del organismo) desea ayudar a España y, a la vez, se encuentra cada vez más alejado de la dura política de austeridad que impone Angela Merkel. Defienden, por tanto, más flexibilidad en los ajustes para los países con problemas.

Condiciones menos duras

Las fuentes del Gobierno a las que ha tenido acceso ECD explican que esta solución a través del Fondo Monetario Internacional permitiría rebajar considerablemente los costes de financiación del país.

Pero, sobre todo, se destaca que las condiciones del préstamo serían mucho más flexibles que las que exige Bruselas, y también darían mas tiempo a Rajoy para completar las reformas previstas y hacerlo con más tranquilidad.

No se pasa por alto que el organismo que dirige Christine Lagarde será más comprensivo con España. De hecho, el FMI ya ha expresado, en alguna ocasión que la austeridad es necesaria pero puede ser más gradual. Y que España no necesita tomar más medidas de ajuste, sino cumplir las comprometidas.

No tener que improvisar

Tal y cómo se contó en estas páginas, el Gobierno es consciente de que a España se le acaba el tiempo y de que las posibilidades de pedir la ayuda al BCE se pueden estar estrechando.

De ahí, que contemple el mes de enero como fecha para solicitar el posible rescate a la Unión Europa porque sabe que en febrero puede ser ya imposible, por la fuerte oposición que puede encontrar entonces en Angela Merkel, a las puertas de unas elecciones en Alemania.

Se tiene la convicción de que la canciller, tras las elecciones regionales en Baja Sajonia y Baviera en enero, comenzará a mirar más los intereses alemanes que la defensa de Europa.

Esos comicios representan en Alemania el pistoletazo de salida para la campaña de las elecciones generales de octubre de 2013. Y en ese terreno a España se le podrían cerrar ya todas las puertas para acceder a la ayuda europea, al menos hasta después de la contienda electoral alemana de otoño.

El crédito al FMI se antoja, por tanto, como una garantía para la estabilidad del país ante una posible negativa de Alemania a un rescate de la deuda soberana española.

Y especialmente más allá del mes de enero, cuando puedan arreciar de nuevo las turbulencias en los mercados y los ataques a la deuda española, ya que por el momento las subastas del Tesoro han cubierto la totalidad de las necesidades de financiación de la Administración para todo este año y hay reservas suficientes para comenzar, sin sobresaltos, el ejercicio de 2013.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··