Viernes 15/12/2017. Actualizado 13:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Ha empezado a solicitar entrevistas con los presidentes

El encargo de Pedro Sánchez a Jordi Sevilla: reconciliar al líder del PSOE con el Ibex

Los grandes empresarios se han sentido varias veces “engañados” por el secretario general. Consideran que “no es de fiar porque les prometió que no pactaría jamás con Podemos”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los grandes empresarios del Ibex se la tienen jurada a Pedro Sánchez por sus alianzas con Podemos tras el 24-M. Ahora, la misión del ex ministro Jordi Sevilla tras su fichaje estrella como coordinador del programa económico del PSOE persigue también reconciliar al secretario general del partido con los presidentes de las principales compañías del país.


Pedro Sánchez y Jordi Sevilla. Pedro Sánchez y Jordi Sevilla.

Una de las primeras decisiones de Pedro Sánchez, tras su nominación como candidato, fue la creación de un equipo asesor externo que colabore con su equipo, con la Ejecutiva Federal y con los coordinadores de su programa para configurar una oferta electoral sólida con la que presentarse a las elecciones generales. Entre los expertos fichados por Sánchez está el ex ministro Jordi Sevilla, quien se acaba de incorporar a este gabinete en la sombra del PSOE.

Sevilla colabora con Meritxell Batet, la coordinadora del programa electoral, y con Manuel de la Rocha, secretario de Economía del PSOE para coordinar a los grupos de trabajo económicos que ya diseñan medidas concretas para poner en marcha si Pedro Sánchez consigue llegar a La Moncloa a finales de año.

El PSOE recupera la centralidad política

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes próximas a la cúpula del PSOE, uno de los primeros encargos del líder socialista al ex ministro de Zapatero es que intente reconciliarle con los grandes del Ibex. Es consciente del enfado de la mayoría de ellos por sus últimos pactos con Podemos y la “deriva radical” de la que se ha acusado al partido.

El mensaje que Sevilla pretende llevar a los encuentros con los presidentes de las principales compañías del país es que “el PSOE regresa al centro”. Toda un llamamiento a la tranquilidad hacia los grandes del Ibex para que vuelvan a confiar en el PSOE. Algunas de estas citas discretas ya se están cuadrando.

“Pedro Sánchez no es un hombre de fiar”

Los resultados de las últimas elecciones municipales y autonómicas han arrojado un escenario de pactos post electorales que difieren en gran medida del dibujado hace unos meses en reuniones discretas por el secretario general del PSOE ante algunos de los grandes ejecutivos del país.

En algunos territorios -como Aragón, Baleares, Extremadura, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana- el PP ha perdido la mayoría absoluta. El PSOE ha visto la oportunidad de recuperar el poder dos décadas después de haberlo perdido con gobiernos de coalición o la firma de pactos puntuales con Podemos.

“Pedro Sánchez ha demostrado que no es de fiar al apoyarse en Podemos para gobernar a toda costa. Nos prometió que no pactaría con Pablo Iglesias”. Tal y cómo se contó en ECD, este era el mensaje que, al día siguiente del 24-M, se intercambiaban varios altos directivos del Ibex, algunos de ellos a través de SMS.

Apoyo al Gobierno en cuestiones de Estado

Las críticas a Sánchez en los principales despachos madrileños continúan siendo muy duras. Recuerdan que les trasladó “el mensaje tranquilizador que los altos ejecutivos querían oír del líder de la oposición ante el avance imparable en las encuestas del partido de Pablo Iglesias, a quien consideran la “verdadera amenaza” para sus negocios. Critican que “era su estrategia oculta para ganarse en sus inicios el apoyo del Ibex frente a Susana Díaz”.

El plan que trazó con detalle, incluso delante de presidentes de grandes empresas, era el de presentarse a las elecciones generales de final de año en una posición equidistante -o al menos suficientemente alejada- entre el PP y Podemos.

Ni hablar de pactos con Pablo Iglesias, con quien el PSOE no tenía nada que ver. Definió su posición como una especie de socialdemocracia ‘clásica’, que en caso de apuros estaría en condiciones de dar estabilidad al nuevo Ejecutivo en cuestiones de Estado, pero sin la formación de un Gobierno de concentración PP-PSOE de difícil venta ante su electorado.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··