Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La jugada de Sacyr con Pemex en Repsol sorprende a Isidro Fainé (La Caixa): cree que no es de recibo enterarse por la prensa de una operación que debería haberse debatido en el consejo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La jugada maestra de Luis del Rivero (Sacyr) para desbancar de la presidencia de Repsol a Antonio Brufau ha sorprendido a alguno de los consejeros de la petrolera. Isidro Fainé (La Caixa), como segundo accionista de la compañía, no entiende que la operación se haya llevado a espaldas del resto del consejo de administración.

Sacyr Vallehermoso y Petroleros Mexicanos (Pemex) han alcanzado un acuerdo por el que sindicaran sus respectivas participaciones del 20% y del 4,81% en Repsol, a la vez que el grupo mexicano se compromete a adquirir un 5% más de la petrolera española y alcanzar así un 29,8% entre ambos.

Entre los puntos del acuerdo figura la conveniencia de separar las funciones del presidente del Consejo de Administración y del primer ejecutivo de Repsol, cargo actualmente desempeñado por Antonio Brufau, para que cada función recaiga en miembros distintos del máximo órgano de gestión.

El pacto, inesperado en el sector en el tranquilo panorama empresarial del final del verano, llega dos meses después del fin de los blindajes en las empresas, que impedían a los accionistas ejercer sus derechos de voto por encima del 10% independientemente de su participación.

Pues bien. Según ha podido saber El Confidencial Digital en fuentes empresariales, esta operación ha sorprendido enormemente también al presidente de La Caixa, Isidro Fainé. Considera que no es de recibo que la entidad que dirige, accionista estable de Repsol con un 12,8% desde 1996, se entere por la prensa de este movimiento.

La operación debería haberse discutido en el seno del Consejo de Administración, y no al margen del resto de los accionistas, ya que el pacto se atribuye a un acuerdo bilateral entre Luis del Rivero y su homólogo en la compañía mexicana. Es este aspecto, precisamente, el que no ha gustado nada a Fainé y a otros directivos de la entidad catalana.

De esta manera, según destacan las mismas fuentes, Del Rivero pone en manos de la empresa pública mexicana casi un 30% de Repsol, que es, a su vez, competidora de la petrolera española. Un aspecto que podría acarrear problemas de competencia en un futuro.

Desde Repsol la reacción no se ha hecho esperar. Al igual que con el intento de la rusa Lukoil de entrar en su capital: “velarán por el interés de todos los accionistas, especialmente ante un acuerdo que excluye a su mayoría natural de accionistas”.

Cuando a finales de 2008 Lukoil amagó con entrar en la petrolera, Brufau ya advirtió de que con una participación inferior al 30%, límite que Sacyr y Pemex no quieren superar para no tener que lanzar una OPA sobre el 100% de la compañía, no se controla Repsol.

La toma de posición de La Caixa será clave

Como segundo accionista de la compañía resulta muy importante la postura que desde el inicio mantenga La Caixa. Sin embargo, su posición no es fácil, aunque tras el desmarque de Del Rivero, al margen del resto del consejo, todo indica que la predisposición de la entidad sea apostar por el actual presidente de la petrolera.

Según las fuentes consultadas por ECD, Fainé debería mostrar su apoyo a Antonio Brufau, hombre de entidad catalana; pero, por otro, le vendría muy bien una operación en la que pudiera desprenderse de una buena parte de su participación en Repsol.

La Caixa no tiene como apuesta estratégica su participación en Repsol porque su apuesta industrial la hará siempre a través de Gas Natural. Además, la participación en la petrolera le penaliza, según las nuevas normas contables.

De momento, desde la entidad que preside Isidro Fainé, consideran que la postura sobre temas societarios y de gobierno corporativo relacionados con la compañía debe ser expresada en el Consejo de Administración. Por lo tanto, CaixaBank expresará su posición, en su momento, en el seno del máximo órgano de gestión de Repsol.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·