Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Moncloa considera la compañía una “joya de la corona” del Estado

El reproche de Rajoy a José Manuel Vargas: “No se está en AENA para hacer amigos”

El presidente del Gobierno se opone a una privatización de la empresa por las sospechas que mantiene sobre las plusvalías millonarias que se embolsaron inversores privados y fondos en la salida a Bolsa de 2015

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Detrás del motivo oficial que se ha esgrimido para la salida de José Manuel Vargas de la presidencia de AENA, el directivo se marcha de la compañía después de no haber conseguido mayor margen de maniobra.

José Manuel Vargas, ya ex presidente de AENA. José Manuel Vargas, ya ex presidente de AENA.

Pero Rajoy no ha venido pasando por alto en los últimos meses que, tras la exitosa colocación en Bolsa del 49% del capital de AENA, fondos y otros inversores privados lograron plusvalías millonarias.

Esa circunstancia explica que el presidente desconfíe de repetir una operación similar. No olvida que tuvo que ser alertado, hasta en tres ocasiones en 2015 por la entonces ministra de Fomento Ana Pastor, de las sospechas que existían sobre varias compañías que habían obtenido plusvalías millonarias en aquella salida a Bolsa.

Fomento paralizó dos veces la OPV por bajo precio. Las dudas no han desaparecido por completo. En Moncloa todavía se preguntan quién diseñó aquella estrategia, quién estuvo detrás de las valoraciones a la baja y si en la cúpula de Aena pudo existir connivencia con algún fondo de inversión.

Rajoy, a Vargas: “No se está aquí para hacer amigos”

Por ello, ante la petición de que el Estado avanzase en la privatización y cediera la mayoría en el capital de la empresa, lanzada por los máximos responsables del gestor aeroportuario, con Vargas a la cabeza, Rajoy se lo dejó claro al presidente de AENA hace unos meses: “No se está ahí para hacer amigos”.

En Moncloa se oponen a que los gestores de una de las “joyas de la corona” del Estado tengan más libertad para tomar decisiones estratégicas como la compra de empresas (el Estado no hubiera podido frustrar la operación planteada para lanzar una OPA sobre Abertis), la participación en concursos internacionales o la contratación de personal.

El control estatal establece además que las retribuciones de los directivos sean sometidas a la aprobación del Consejo de Ministros. Una “limitación política” que no gustaba tampoco al actual presidente de AENA.

José Manuel Vargas devuelve a AENA a los beneficios

Lo cierto es que, bajo el mandato de Vargas, AENA ha alcanzado algunos de los mayores hitos de su historia, con la privatización y salida a bolsa como punta de lanza.

Cuando asumió el cargo, en enero de 2012, el gestor de los aeropuertos españoles se hallaba en una situación “muy complicada”, acaba de destacar el todavía presidente. En 2011, las cuentas de la compañía arrojaban unos números rojos de 215 millones. Limitados a 64 millones en 2012, a partir de 2013 AENA regresó a los beneficios (597 millones). En el último ejercicio, esas ganancias se duplicaron hasta los 1.164 millones.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··