Viernes 22/06/2018. Actualizado 07:15h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Una carrera de obstáculos que le obligó a retrasar el anuncio

Los secretos de cómo Rajoy consiguió nombrar a Román Escolano ministro de Economía

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) se resistió hasta el final, cómo encontrar una mujer para la vicepresidencia y el inesperado plante de Portugal

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy tuvo que superar una verdadera carrera de obstáculos para conseguir nombrar finalmente a Román Escolano ministro de Economía. Varios contratiempos fueron los responsables de que el presidente se viera obligado a retrasar el anuncio del sustituto de Luis de Guindos.


Román Escolano, en su toma de posesión como ministro de Economía. Román Escolano, en su toma de posesión como ministro de Economía.

Rajoy había anticipado semanas atrás las características que debía reunir el nuevo ministro de Economía. Una persona “competente”, “con ilusión y capacidad de trabajo” y que “no tuviera que estudiarse los temas que iba a encontrar encima de la mesa”.

Con estos requisitos, De Guindos elevó al presidente del Gobierno los nombres de Román Escolano y Emma Navarro.

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes con acceso a la Moncloa, Mariano Rajoy tuvo claro, desde el primer momento, que iba a decantarse por el vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones.

Recordó que Escolano ya había dado muestras de anteponer otras prioridades al dinero. En 2012 decidió dejar otro cargo mejor remunerado, el de director de Relaciones Institucionales de BBVA, por la presidencia del Instituto de Crédito Oficial, lo que le suponía volver al Gobierno tras su etapa en Moncloa con José María Aznar.

Al aceptar ahora la propuesta, el nuevo ministro de Economía asumía una pérdida de ingresos mensuales de, al menos, 18.000 euros hasta septiembre de 2020.

El BEI planteó resistencia hasta el final

Sin embargo, según las fuentes consultadas por ECD, el nombramiento de Román Escolano no ha sido un camino de rosas. Una de las consecuencias más graves ha estado a punto de suponer un nuevo golpe a la representación económica internacional de España.

El BEI se resistió a prescindir de su vicepresidente hasta el final. El nuevo ministro de Economía fue designado en 2014 como número dos del BEI, tras la dimisión de Magdalena Álvarez.

Antes de la vuelta de Escolano a Madrid, el Gobierno se apresuró a afirmar que confiaba en que España podría mantener este puesto en el Banco Europeo de Inversiones hasta 2020.

Pero surgió entonces otro obstáculo inesperado. España comparte ese asiento con Portugal y el Gobierno luso debía aceptar el nuevo candidato propuesto por Rajoy.

Portugal se cruzó en las conversaciones

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD revelan que Moncloa recibió el aviso de que el Ejecutivo del socialista Antonio Costa se disponía a aprovechar la salida de Román Escolano para reclamar el puesto.

El pacto con Portugal establece que España tendrá dos turnos y después le corresponde ocupar el cargo a Portugal. España tiene una de las ocho vicepresidencias del BEI desde que en 2010 accedió al cargo Magdalena Álvarez. Debía permanecer hasta 2015. Pero dimitió en 2014 ante la confirmación de su imputación por los ERE de Andalucía.

Entonces la plaza en el consejo del BEI no pasó a Portugal, ya que la ocupó Ramón Escolano, otro español. Y, en principio, se pactó con Portugal que la mantendría hasta 2020.

Sin embargo, la norma del BEI estipula que el candidato “será nombrado por el Consejo de Gobernadores del BEI, de acuerdo con la propuesta conjunta del Reino de España y la República de Portugal”. Y Lisboa ha alegado ahora que el Gobierno de Zapatero había planteado problemas en 2010, cuando el representante portugués dejó su puesto.

El BEI exigió la designación de una mujer

Así las cosas, el Banco Europeo de Inversiones se vio obligado a intervenir para lograr una propuesta conjunta de ambos países y recomendó a España la nominación de una mujer para el cargo.

Mariano Rajoy presentó entonces la candidatura de Emma Navarro, secretaria general del Tesoro. Había calibrado, a través de “contactos discretos” con altas personalidades del mundo económico, la aceptación que tenía para el cargo de ministra de Economía. Y los resultados que cosechó fueron positivos.

Consiguió desvestir un santo y vestir otro

Fuentes conocedoras de las conversaciones explican también a ECD que Escolano había sido descartado por el propio presidente en esa ronda de consultas que realizó al mundo económico en los días previos al anuncio del nuevo ministro.

Luis de Guindos había presentado el nombre del vicepresidente del BEI para sustituirle en el puesto, pero Rajoy no acababa de ver su candidatura. Aseguraba que “era desvestir un santo para vestir otro”.

Solo cuando lo tuvo todo atado con el BEI y Portugal, el presidente tomó la decisión definitiva. En ese momento, podía anunciar que “lo que se ganaba con la presencia de Luis de Guindos en el Banco Central Europeo, no se perdía en otra institución europea, el BEI”.

En caso contrario, sabía que la oposición, especialmente Ciudadanos, le reprocharía el movimiento.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··