Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Según la UE, el control del riesgo independentista corresponderá al Banco de España

Rajoy regalará Kutxabank al PNV

Entrará en las ofertas para la abstención de sus diputados en la investidura. Es propiedad del partido nacionalista y el Gobierno tiene visto bueno de Bruselas para que siga así

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy lleva negociando varios días con las fuerzas parlamentarias los apoyos para lograr ser investido presidente. Uno de los primeros partidos citados en Moncloa fue el PNV. El presidente se reserva una importante baza de cara a una segunda ronda de contactos, como contrapartida a la abstención de los cinco diputados vascos.

Mariano Rajoy recibe a Íñigo Urkullu en el Palacio de La Moncloa. Mariano Rajoy recibe a Íñigo Urkullu en el Palacio de La Moncloa.

En la conocida como “agenda vasca”, reclamada públicamente por los nacionalistas en la negociación, figuran asuntos como la transferencia de competencias en materia penitenciaria (es decir, que las cárceles de ese territorio sean administradas desde la Lehendakaritza), el acercamiento de presos etarras...

Pero hay, además, un asunto especialmente delicado, que no figura como tal en esa famosa “agenda” pero que se está manejando en la trastienda de las negociaciones de Rajoy con el PNV: el poder en Kutxabank, la entidad financiera nacida de la suma de las tres cajas de ahorros vascas.

Tal y cómo se contó en ECD, el PNV (no el Gobierno vasco) controla el 57% de la BBK y designa a 10 de los 15 miembros de su consejo. Una situación singular y excepcional, tolerada por el Banco de España, y que se mantiene con la permisividad del Gobierno.

Motivos políticos desconocidos por Bruselas

Ahora, según ha confirmado El Confidencial Digital por fuentes bien situadas en Bruselas, la singularidad del caso Kutxabank ha conseguido también el visto bueno de la Comisión Europea.

Varios eurodiputados españoles alertaron hace unas semanas al equipo del comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, de los peligros de que un partido como el PNV tuviera el control absoluto de un banco.

Entre los riesgos que le trasladaron destaca la cuestión independentista. Se le recordó al comisario que contar con acceso a financiación, en un consejo de administración sin accionistas a los que rendir cuentas, puede ocasionar desvíos de fondos a actividades relacionadas con la autodeterminación del País Vasco.

El control queda en manos del Banco de España

Sin embargo, la Comisión Europea no ha puesto obstáculos a que el Gobierno permita al PNV ese grado de control político sobre un banco comercial.

En una respuesta parlamentaria hace unas semanas, a la que ha tenido acceso El Confidencial Digital, Jonathan Hill, hasta hace unas semanas comisario europeo de Estabilidad, Servicios Financieros y Mercado de Capitales de la UE, concluye que “el Banco de España, que es la entidad supervisora competente, tiene el mandato de garantizar una correcta aplicación por parte de todas las entidades afectadas por la normativa, incluida Kutxabank”.

El Memorando de Entendimiento que la Comisión Europea y España firmaron en 2012 sentó las bases para la reestructuración del sector financiero. Y en él se exigía al Gobierno que adoptara normas concretas para clarificar el papel de las cajas de ahorros en su calidad de accionistas de las nuevas entidades de crédito.

Uno de los objetivos de este acuerdo era conseguir que la participación de las cajas se redujera, para así evitar el control político en las entidades bancarias. Esta premisa no se cumple en el caso de Kutxabank. Es la fundación BBK -antes caja de ahorros BBK- la que controla el 57% de su accionariado y, por tanto tiene una posición de control.

Baza de última hora para las negociaciones

En ámbitos de la cúpula económica del Gobierno admiten a ECD que el “trato excepcional” a Kutxabank, respaldado ahora por Bruselas, es una de las principales bazas que se reserva Moncloa en las negociaciones discretas con el PNV para la investidura y poder formar Gobierno.

Reconocen que esa oferta está vinculada, como mínimo, a una abstención de última hora del PNV en la investidura de Rajoy, votación que previsiblemente se celebrará en los primeros días de agosto.

KutxaBank, hoy una de las entidades financieras más solventes, fue la excepción dentro de la gran reforma bancaria impulsada por la Troika –la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- en España. El objetivo central era que las cajas de ahorros, propietarias de entidades de crédito (solventes o no), perdieran el control de los bancos.

Mientras la normativa europea ha obligado a salir a bolsa al resto de las entidades que nacieron de la transformación y fusión de las cajas (CaixaBank, Ibercaja y Unicaja), el regulador ha autorizado a la fundación bancaria Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK), a mantener esa posición a cambio de ingresar cada mes de diciembre en el fondo de reserva 48 millones hasta completar la cantidad de 239 millones, a finales de 2020.

La capacidad financiera acreditada por Kutxabank en las últimas pruebas de estrés del BCE, pero sobre todo las gestiones del lobby nacionalista vasco ante el Ministerio de Economía, han permitido al PNV superar las trabas de una normativa sobre fundaciones bancarias inicialmente mucho más duras.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··