Viernes 25/05/2018. Actualizado 14:56h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Sacyr se arriesgó con una baja muy fuerte en el Canal de Panamá para entrar en Colombia y Centroamérica. Ya han empezado los movimientos de tierras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una baja del 10%, que algunos han calificado de temeraria, un socio local con profundo conocimiento del Canal y la burocracia panameños y un tercer ‘partner,’ reconocido mundialmente como líder en diseño y construcción de esclusas, explican la arriesgada oferta de Sacyr por el megaproyecto: esperan que les abra las puertas en Centroamérica.

“Estamos seguros de que cumpliremos todos los plazos, incluso es muy probable que acabemos antes de lo previsto”, asegura a El Confidencial Digital un directivo de Sacyr-Vallehermoso respecto al desarrollo y finalización del Canal de Panamá. Prueba de ello es que ya han comenzado los movimientos de tierras, necesarios para la construcción de un canal paralelo y dos nuevos juegos de exclusas.

Al tanto de las numerosas voces que se han alzado sobre esta adjudicación, desde Sacyr aseguran que sienten muy orgullosos de haberse llevado este proyecto, que según adelantan desde el sector, “además de ser uno de los proyectos más importantes del siglo, asegura una buena fuente de ingresos a la constructora en un momento en el que sector está de capa caída”. De la misma opinión son los integrantes del equipo de la constructora española, que han aprovechado el Canal de Panamá como ‘punta del Iceberg’ de su “modesta campaña de comunicación” y carta de presentación para “meter la cabeza en otros proyectos de gran envergadura tanto en Panamá como en otros países cercanos, como Colombia”.

La concesión de este proyecto al consorcio liderado por la constructora de Luis del Rivero ha suscitado numerosos debates entre los profesionales del sector quienes han asegurado en numerosas ocasiones que una oferta como la presentada por Grupo Unidos por el Canal (Sacyr con el 40%, la italiana Impreglio, la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana S.A., CUSA) “en Europa se habría calificado de baja temeraria”.

Ingenieros consultados por este confidencial explican que cuando alguna Administración saca a concurso una obra pública, y una vez escogido el proyecto para el desempeño de esa obra, se abre el plazo para que las constructoras interesadas en el desarrollo de ese proyecto propongan sus ofertas –técnicas y económicas-. Una vez cerrado el plazo, la Administración calcula un precio medio, resultante de la suma de todos los presupuestos ofertados por las constructoras. La constructora ‘concursante’ que ofrezca un proyecto que sea un 10% o más barata que dicha media, queda automáticamente fuera por considerarse ‘baja temeraria’.

"Aún así, cada Administración es diferente y ese porcentaje puede variar. También hay algunas que ofrecen la posibilidad de justificar su baja". matizan. En el caso concreto del Canal de Panamá, fuentes conocedoras del proceso destacan a ECD que “las ofertas económicas se presentaron en un sobre cerrado, y las técnicas por otro”, aunque los datos de estos últimos “se iban avanzando poco a poco a los ingenieros del Canal”.

En la misma línea, fuentes cercanas a los administradores del canal recuerdan que “se trataba de un proyecto muy cerrado, ya que se sabe desde hace años qué era lo que se quería hacer y cómo”. Pues bien, el Grupo Unidos por el Canal se adjudicó las obras de ampliación del canal con una oferta calificada de “superagresiva” en ámbitos políticos, económicos y de la construcción, según ha sabido este confidencial.

El grupo liderado por Del Rivero se hizo con la obra de ingeniería civil más jugosa de los últimos años por 3.118 millones de dólares, 363 millones por debajo de la partida asignada por la propia Administración del Canal de Panamá (ACP), y muy por debajo de los 4.185 millones (1.067 menos) ofertados por el consorcio dirigido por la estadounidense Bechtel, y los 5.981 (2.863 menos) del Grupo Canal comandado por ACS y en el que se encontraban representadas Acciona y FCC.

La propuesta de ACS también ha dado que hablar entre los numerosos ingenieros, financieros y constructores que han seguido de cerca el proceso y que “no se explican el alza de precios que refleja esa oferta”.

Consultores de ingeniería con acceso al proceso de adjudicación del canal resumen en dos las posibles explicaciones para que Sacyr haya ofertado por debajo del precio de licitación:

-- Como fuente de publicidad y prestigio que les sirva para ‘meter la cabeza’ en obras de gran envergadura, que son los que mayor rentabilidad ofrecen. “Ahora, que si no cumplen los plazos –unos 1.800 días, cinco años- o algo falla, se pueden despedir de su expansión internacional”.

-- Como suele ser común en España y la administración pública en general, se oferta a la baja y luego, con la obra a medias, comienzan las revisiones y subidas.

Lo normal es que la obra acabe costando entre un 20% y un 25% más del precio con el que se ganó el concurso”. “Las fases de movimiento de tierras o los posteriores modificados del proyecto inicial son los que más margen ofrecen para estos tira y afloja entre contratista y concesionaria”, añaden.

Voces autorizadas de Sacyr recuerdan que en el apartado de ofertas técnicas, la suya fue la que “más gustó”, seguida de la de ACS y la de Bechtel. También la económica fue la más acorde a los cálculos de la ACP (“fuimos los que más nos acercamos”, aseguran en la constructora española, descartando además tajantemente el calificativo de baja temeraria).

Además, añaden, “una vez hecha pública la decisión de adjudicarnos el proyecto, los otros dos finalistas pudieron examinar nuestra oferta y revisar el proceso de arriba abajo y decidieron no impugnarlo”.

Por otra parte, directivos de las principales constructoras españolas apuntan a ECD que tanto el consorcio de Bechtel como el Grupo Canal ya han cobrado la ‘compensación’ que la ACP tenía reservada a los finalistas del concurso y que está cifrada entre 7 y 9 millones de euros.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··