Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Pacto secreto entre Elena Salgado y Miguel Sebastián: Carlos Ocaña será presidente de la Comisión Nacional de la Energía y, a cambio, Pedro Marín pasará a Competencia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, se perfila como nuevo presidente de la Comisión Nacional de la Energía (CNE). De esta manera, Elena Salgado, conseguirá colocar en este puesto a uno de sus hombres de confianza. Industria ha aceptado la designación a cambio de ‘colocar’ a una persona de Miguel Sebastián.

La CNE se encuentra en proceso de cambios. Se han producido ya dos incorporaciones: la de Tomás Gómez, ingeniero y profesor de Electrotecnia de la Universidad Pontificia de Comillas, a instancia del PSOE; y la de Idoia Zenarruzabeitia, vicelehendakari del Gobierno vasco con Juan José Ibarretxe, nombrada a propuesta del PNV.

Quedan pendientes tres relevos más en el organismo regulador de la energía, uno de ellos el de la presidenta, María Teresa Costa, a los que se les acaba el mandato el lunes.

De cara a estos nombramientos, y sobre todo a la presidencia de la CNE, se han barajado varios nombres, pero el candidato más firme para dirigir la Comisión es Carlos Ocaña, que tiene el apoyo de la vicepresidenta económica, Elena Salgado, a quien se le atribuye un compromiso casi personal con él para ubicarlo en ese cargo. De hecho, en las últimas semanas su nombre ha sonado para ese puesto en círculos económicos.

Según ha sabido El Confidencial Digital, el nombramiento está prácticamente hecho gracias a un ‘pacto secreto’ entre la vicepresidenta y Miguel Sebastián. Al ministro de Industria no le convencía esa designación, porque, al no ser persona ‘suya’, considera que le resta cuota de poder. Como una pugna a esos niveles, entre miembros del Gobierno, perjudicaría gravemente la estabilidad del Ejecutivo, y más en estos momentos, está dispuesto a ceder. Pero consiguiendo algo a cambio.

De acuerdo con las fuentes consultadas por ECD, el titular de Industria y la vicepresidenta económica han negociado durante cierto tiempo, aunque discretamente, y por fin han llegado a un acuerdo. Un ‘pacto secreto’ por el cual Ocaña será nombrado presidente de la CNE, pero, a cambio, Miguel Sebastián colocará a su ex ‘número dos’, Pedro Marín, hasta hace unos meses secretario de Estado de Energía, como sucesor de Luis Berenguer al frente de Competencia, cuyo mandato expira el próximo mes de octubre.

No hay prórroga de mandato

Los mandatos de cinco consejeros de la Comisión Nacional de la Energía, incluida la presidenta, María Teresa Costa, vencen la próxima semana, y la nueva Ley de Economía Sostenible imposibilita algo muy común hasta ahora en estos organismos: la prórroga de mandato si no había acuerdo entre los partidos para las nuevas incorporaciones al consejo. Además, la ley reduce los consejeros de 9 a 7.

Al no existir acuerdos con el PP para los nombramientos en la CNE y la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, el PSOE ha optado por nombrar consejeros a personas propuestas por las formaciones nacionalistas, como Xavier Ormaetxea, por el PNV; y Marta Plana, por CIU. Los otros tres consejeros que faltan por designar serán nombrados por el PSOE, entre ellos Carlos Ocaña, futuro presidente.

Ese nombramiento, a menos de diez meses de las elecciones generales, significa que, si el PP las gana y forma Gobierno, se encontrará con una amplia mayoría de representantes socialistas y de partidos nacionalistas en los asientos de los principales órganos reguladores económicos del país.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·