Jueves 14/12/2017. Actualizado 16:37h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Estados Unidos, Alemania y Reino Unido reclaman también el recorte en pensiones para garantizarse el cobro de la deuda privada de España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El recorte en pensiones obedece a más exigencias internacionales, además de las ya conocidas de la Comisión Europea. Los acreedores internacionales de España, como EE.UU., Alemania y Reino Unido, reclaman también este importante ajuste del gasto público para garantizarse que cobrarán la deuda privada española a medio plazo.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes comunitarias, los acreedores internacionales de España están seriamente preocupados por el pago de la deuda privada española, que alcanza el 320% del Producto Interior Bruto (PIB). Les inquieta enormemente el elevado endeudamiento del país.

Temen, concretamente, que España no pueda hacer frente a los préstamos, conforme le vaya correspondiendo devolverlos a medio y largo plazo. Estos son los principales acreedores del país:

-- Estados Unidos tiene el 24% de la deuda privada española, alrededor de 180.000 millones de euros.

-- Alemania con un 20% de la deuda, tiene unos 150.000 millones.

-- Francia con un 15%, alrededor de 120.000 millones de euros.

-- Reino Unido con otro 15%, más de 110.000 millones.

El reparto de la deuda privada española

La deuda total de España a finales de 2012 se situaba en el 406% del PIB. De esta, solo un 85,6% corresponde a la deuda pública. El resto, más del 320%, es deuda privada.

Con datos del primer trimestre de 2013, de ese 320% de deuda respecto al PIB, casi un 180% lo acumulan empresas no financieras. Otro 90% corresponde a las familias. El 50% restante es lo que debe el sistema financiero, en particular la banca.

El FMI ha llegado incluso a la conclusión, en alguno de sus últimos informes, de que este sobreendeudamiento privado es la verdadera enfermedad de la economía española. Y lo peor de todo, según los expertos, es que la combinación de deuda privada excesiva y austeridad, con caídas de rentas, salarios y desempleo, conduce a la quiebra de la economía.

Deuda respaldada con dinero público

Con el recorte en el gasto del Estado, en este caso en pensiones, los acreedores se aseguran que la deuda privada sea respaldada con dinero público cuando toque devolverla.

Los acreedores tienen así garantías de que sus inversiones están seguras si el dinero público lo avala. Pero para ello hay que evitar que se hunda el sistema de crédito del mercado financiero español, tanto público como privado, en los mercados financieros internacionales.

Recorte drástico del gasto del Estado

Según las fuentes consultadas, los acreedores buscan, por tanto, tener la certeza de que su dinero se salvará. Y para ello, España tiene que contener su déficit y su deuda pública para poder respaldar la deuda privada cuando toque.

De ahí, que desde el FMI, Bruselas y Berlín se lleve tiempo reclamando a España que tiene que reducir el sistema de bienestar social, el sistema de protección social laboral (subsidio por desempleo), el de prestaciones por jubilación (pensiones) o los gastos en las partidas de sanidad, educación y dependencia.

El problema está en la deuda privada

Los inversores extranjeros consultados por ECD explican que España ha hecho esfuerzos y ha corregido los desequilibrios en los flujos, como el déficit público y exterior.

Pero insisten en que el problema está en la deuda acumulada. El endeudamiento público casi se ha triplicado en estos cinco años de crisis, al pasar del 35% del PIB a casi un 90%. Un aumento que inquieta enormemente a los inversores.

Les preocupa aún más la situación de la deuda privada. Según datos del Banco de España de octubre de 2012, familias y empresas debían 2,26 billones de euros, lo que equivale al 214% del PIB. De este porcentaje, 81 puntos correspondían a los hogares y los 133 restantes a las mercantiles.

A estas cifras hay que añadir la pésima posición financiera neta de España. La deuda del país con el resto del mundo equivale al 91% del PIB, solo mejor que la de Portugal, Grecia e Irlanda. La deuda externa bruta alcanza los 1,6 billones.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··