Jueves 14/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Hay orden de no facilitar datos sobre el suceso

Vueling no dará la batalla contra el bulo de la expulsión de dos señoras “por hablar catalán”

La compañía no quiere alimentar la polémica: la mayor parte de su negocio está en Cataluña y se quiere evitar herir "sensibilidades"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Unos lo califican de atropello a los derechos ciudadanos y otros de ‘fake news’. Sin embargo, la expulsión de dos mujeres de un avión de Vueling “por hablar catalán” –tal y como denunciaron ambas- seguirá bajo una sombra de dudas: la aerolínea no dará su versión oficial para no herir “sensibilidades” políticas.


Avión de Vueling. Avión de Vueling.

El vuelo Barcelona-Menorca operado por Vueling estaba a punto de despegar del aeropuerto de El Prat cuando una azafata se dirige a dos pasajeras, situadas junto a una de las puertas de emergencia de la aeronave.

Ante las pertinentes explicaciones técnicas del protocolo que por costumbre se dan a quienes viajan junto a esas puertas –instrucciones precisas en caso de accidente o emergencia-, las dos mujeres le piden a la azafata que se lo diga “en catalán”.

La denunciante, una mujer de 72 años llamada Margarita Camps Coll –natural de Menorca-, asegura que la azafata le reprochó que “usted me tiene que hablar en español ¿o es que no lo habla?”.

La Guardia Civil las expulsa del avión “por hablar catalán”

Minutos más tarde, según su versión, ambas pasajeras son requeridas por el capitán del vuelo en la puerta principal. Allí les esperaban dos agentes de la Guardia Civil, que les comunican que deben abandonar la aeronave.

El supuesto incidente de catalanofobia es denunciado en varios medios autonómicos, incluida la televisión pública TV3. Incluso Carles Puigdemont se hace eco de la historia en su perfil de Twitter, alcanzando más de 5.000 interacciones. La expresidenta del Parlament Nuria de Gispert pide un “boicot” a la compañía. Incluso el eurodiputado Ramón Tremosa anuncia que el caso se denunciará en el Parlamento Europeo.


Acusaciones de ‘fake news’

Sin embargo, la versión contrapuesta del relato comienza a circular también por redes sociales y medios de comunicación. Otros supuestos viajeros del avión aseguran que la azafata, asturiana y no catalanoparlante, es maltratada verbalmente por las dos pasajeras, que en esos momentos se encontraban en un estado de gran alteración.

Según esta versión, que refrendan otros supuestos viajeros, el capitán de la aeronave pide disculpas por radio por la hora de retraso y anuncia que ambas pasajeras han sido expulsadas del vuelo. El avión, según dicho relato, rompe en un sonoro aplauso.


Silencio en Vueling

En medio de la polémica, la propia compañía no emite ningún tipo de comunicado ni respuesta oficial sobre lo sucedido. El Confidencial Digital se pone en contacto con un portavoz de la aerolínea para tratar de recabar la versión de los hechos. La respuesta: “no vamos a hacer comentarios sobre el asunto”.

La única mención pública que realiza la compañía queda registrada en los primeros momentos tras la publicación de la noticia en el portal ‘Vilaweb’. Una usuaria les anuncia que según “la ley” todas las empresas radicadas en Cataluña deben permitir la comunicación en catalán, y Vueling responde:


Sin embargo, desde ninguna plataforma oficial de la aerolínea  se vuelve a hacer mención al hecho. El Confidencial Digital ha podido contactar con una fuente interna de la compañía, que ofrece pistas sobre el por qué del silencio de la aerolínea al respecto del supuesto bulo.

Según aseguran estas voces a ECD, Vueling quiere “pasar de puntillas” por todo este asunto, al considerarlo demasiado espinoso en el momento actual. El objetivo de esta política del silencio es evitarherir sensibilidades” políticas, tanto de un lado como de otro. No quiere ponerse en el foco de la polémica y por ello hay orden de no hablar de ello. Ni siquiera con la prensa a través del gabinete de comunicación –como ha comprobado ECD-.

Además, recuerdan estas voces, el mercado catalánrepresenta una parte importantísima” del negocio de la compañía, con base en Cataluña y centro de operaciones en El Prat.

Malos datos en 2017

Por otra parte, no está siendo un buen año económicamente hablando para la filial de Iberia y British Airways. Durante el primer semestre de 2017, la compañía registró unas pérdidas operativas por valor de 7 millones de euros.

Una situación, explican internamente, que vienen dada por el “lastre” que supuso para la compañía el caos de cancelaciones que se produjo en verano de 2016, y de la que la firma todavía intenta recuperarse.


Etiquetas
,
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··