Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Otro efecto positivo del anuncio de Mario Draghi

La compra de deuda del BCE volverá a atraer a España a turistas rusos y chinos

El euro caerá otra vez frente al dólar y hará más competitivos los precios para los visitantes de fuera de la eurozona

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La compra de deuda por parte del BCE, anunciada por Mario Draghi, traerá un efecto especialmente relevante para España del que apenas se ha hablado. Volverá a atraer al país, sobre todo, a turistas rusos y chinos. La medida provocará que el euro retroceda frente al dólar y beneficiará la afluencia de visitantes de monedas ajenas a la eurozona.

Mario Draghi, presidente del BCE. Mario Draghi, presidente del BCE.

El Banco Central Europeo (BCE) desveló este jueves el plan de intervención monetaria más esperado desde que su presidente, Mario Draghi, afirmara en septiembre de 2012 que haría “todo lo necesario” para garantizar la supervivencia del euro.

Tras el Consejo de Gobierno del supervisor del euro, Draghi detalló que la compra de bonos será más voluminosa (al menos un billón de euros) de lo que vaticinaban buena parte de los expertos, que las nuevas adquisiciones se centrarán en bonos de los Gobiernos y títulos emitidos por otras entidades europeas públicas.

La medida llevará a que el euro siga retrocediendo frente al dólar. Una moneda más débil empuja las exportaciones al abaratar sus productos y hacerlos más competitivos, lo que beneficia a países claramente exportadores como Francia y Alemania.

Retorno de los turistas rusos y chinos

Pero España también puede sacar su particular partido del anuncio de Draghi: se beneficiará, sobre todo, de la afluencia de turistas de monedas ajenas al euro.

Esto va a significar, según los analistas consultados por ECD, un retorno de los visitantes rusos y chinos, que habían dejado en el último año de tener a España como principal destino. Las reservas de turismo chino cayeron, por ejemplo, un 10% en 2014.

Critican que España no orienta sus políticas de turismo hacia la captación de aquellos visitantes de más alto valor, como son los procedentes del continente asiático, sino hacia aquellos de países europeos, como ingleses y alemanes, que también están sufriendo la crisis económica. Por ello, explican, esta circunstancia supone una importante oportunidad para atraerles.

Se tiene en cuenta que los turistas no comunitarios no sólo están dispuestos a gastar cuatro veces más que los europeos. La factura media de las compras de los ciudadanos chinos alcanza los 1.449 euros.

También invierten más tiempo en sus estancias. En concreto, las vacaciones de un viajero europeo son de 4 días de media, mientras que uno no comunitario emplea más de 15 días.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··