Lunes 21/05/2018. Actualizado 08:53h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Reuniones de las ‘Big Four’ con Economía

Las grandes consultoras se plantan: exigen a Luis de Guindos mejores honorarios y una regulación sobre auditorías

Deloitte, PwC, Ernst & Young y KPMG reclaman medidas para garantizar su independencia frente a las presiones de las multinacionales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Te encargan un informe para que les digas que todo lo hacen bien, en cuanto les cuestionas una dinámica, te avisan de que puedes perderles como clientes”. Es una de las críticas que lanzan auditores de grandes consultoras, quejándose de las presiones que sufren por parte de las macro empresas que les contratan.


Los logos de las Big Four: Deloitte, PwC, Ernst & Young y KPMG. Los logos de las Big Four: Deloitte, PwC, Ernst & Young y KPMG.

Según ha podido saber El Confidencial Digital de fuentes de grandes consultoras, se han producido reuniones entre directivos de las compañías y altos cargos del Ministerio de Economía para alcanzar un acuerdo que mejore las condiciones de los auditores en este terreno.

Los auditores reclaman al equipo de Luis de Guindos garantizar “el respeto de los profesionales”, especialmente de las contratadas por grandes empresas. El argumento es el siguiente: si el consultor tiene autoridad suficiente para emitir un informe independiente, con las luces y las sombras de la compañía, realizarán su función con plena competencia. Algo que a día de hoy echan en falta.

Las exigencias de las consultoras son principalmente dos: aumentar los honorarios de los auditores y establecer unas reglas para la realización de informes.

“Acaban agotados”

Actualmente, los auditores cobran una media de treinta euros la hora por la realización de informes de fiscalización, contabilidad o análisis estratégico de las empresas. Las fuentes consultadas aseguran a ECD que aunque aparentemente se trata de una cifra alta, en realidad no retribuye el tiempo real que se dedica a estos informes.

“Coincido con chavales que entran en la consultora, de veinte y pocos años, que salen de trabajar cada día a la una de la madrugada, algunos con anti depresivos, y al cabo de cinco años terminan agotados y fichan por sus propios clientes”, explican las mismas fuentes a este confidencial. Exigen un aumento de los honorarios hasta alcanzar los setenta euros la hora.

A la alta carga de trabajo que realizan los auditores se añade la presión por parte de los clientes. Según explican fuentes de las ‘Big Four’ (Deloitte, PwC, Ernst & Young y KPMG),  las empresas piden informes benévolos con su gestión bajo la amenaza, más o menos velada, de no volver a contratar a la consultora.

El nivel de exigencia es por tanto muy alto. “Las funciones de los auditores son de riesgo, porque en ocasiones deben hacer una previsión sobre situaciones que no se han dado”, afirman fuentes de grandes consultoras. “Pero”, añaden, “si a esto le añades la presión del cliente para favorecerle de alguna manera, concluyes que los honorarios no son justos”.

Criterios objetivos

A esta exigencia los consultores añaden la redacción y aprobación de un marco regulador para elaborar informes. Alegan que esta medida les protegerá de las presiones de las empresas porque se ceñirán a normas objetivas y no a criterios subjetivos para auditar las cuentas.

Es decir, los clientes no les podrán requerir “informes a la carta”, ya que los auditores se podrán acoger a las normas reguladoras para elaborar sus documentos. Podrán alegar que en caso de no cumplir esos criterios, se enfrentarán a sanciones.

“Guindos debe tomar la iniciativa”

Las fuentes consultadas afirman que debe ser de Guindos, como ministro de Economía, el que tome la iniciativa y les ofrezca una propuesta a las consultoras. Los encuentros que han mantenido con cargos del Ministerio todavía no se han materializado en acuerdos, pero las auditoras aseguran que ya han cumplido su parte, que es manifestar sus demandas.

Rechazan por tanto iniciar campañas de lobby para favorecer sus intereses e insisten en que Economía debe ir por delante en la regulación de este sector.

Añaden que la ley de auditorías aprobada en 2015 ha supuesto un avance, especialmente por el artículo  40.2, que dispone la rotación de consultoras por parte de las empresas: “será obligatoria la rotación de los auditores principales responsables del trabajo de auditoría, debiendo transcurrir en todo caso un plazo de tres años para que dichas personas puedan volver a participar en la auditoría de la entidad auditada”, reza textualmente.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··