Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Hablan los empleados

Los dramas que están viviendo los trabajadores en las plantas de Abengoa

Jóvenes llorando porque tienen contratos de alquiler en vigor, operarios que acuden cada día a sus puestos sin saber qué tienen que hacer, jornadas maratonianas de 11 horas…

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los trabajadores de Abengoa están viviendo sus peores navidades. La desolación en la mayoría de las plantas de la multinacional está siendo la protagonista en las últimas semanas. Despidos continuados, desconcierto por no saber qué hacer, jornadas maratonianas, controles asfixiantes... Así es el día a día en algunas de las sedes de la compañía.

Abengoa. Abengoa.

"Es tremendamente duro ver que apenas hay tráfico al entrar, cuando hace unas semanas se montaban unas caravanas cada mañana insoportables. Ahora abundan los aparcamientos vacíos", relata a El Confidencial Digital uno de los trabajadores de la planta de Abengoa en Sevilla.

"Si se alza la vista en las oficinas, la mayoría de los puestos se encuentran desocupados, donde estaban antes se situaban jóvenes con grandes capacidades de trabajo que se han marchado por la puerta de atrás, gracias a la continuada gestión de Recursos Humanos que está llevando una política de incertidumbre y silencio", añade.

Muchos de ellos, explica, se trasladaron expresamente a Sevilla, y ahora con un contrato de alquiler en vigor, deben abandonar la capital andaluza porque han sido despedidos.

La actividad está parada. No hay trabajo porque ni los responsables saben qué hacer. "Eso sí, los altos cargos e intermedios se pasean por las oficinas de risas entre ellos, haciendo bromas y preparando sus cenas de Navidad".

"Se realizan turnos de 11 horas diarias obligadas, aunque después Recursos Humanos reclama encima a los trabajadores que justifiquen un minuto de la comida si se han pasado de la hora", denuncia.

"Las madres primerizas no saben dónde meterse porque tienen la jornada reducida y eso está mal visto allí ahora, ante un personal inquieto que ve que puede ser el siguiente en ser obligado a salir de la compañía".

Revela que una frase que se están repitiendo mucho estos días entre compañeros que están saliendo de la empresa es: “hay vida después de Abengoa. Y mejor”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··